lunes, 28 de diciembre de 2015

El tesoro de Amaro Pargo

El 14 de Octubre de 1747 moría un hombre extraordinario. Ese hombre dejó escrito en su testamento que en un cofre que guardaba en su camarote, había plata labrada, joyas de oro, perlas y piedras preciosas de gran valor, porcelana china, ricas telas y cuadros. Ese hombre, natural de San Cristóbal de la Laguna, Islas Canarias, se llamaba Amaro Rodríguez Felipe y Tejera Machado, pero fue y es popularmente conocido como Amaro Pargo. 


Pargo fue uno de los grandes corsarios de la conocida como Edad de Oro de la piratería. Pargo, el cual se hizo con una patente de corso del Rey de España con la que pudo entabló una actividad comercial con las zonas de América, especialmente con la isla de Cuba, acosando además a los barcos de Inglaterra, eterna enemiga de España, con la que competía por las posesiones de ultramar. 
Pargo, desde las Islas Canarias, trajo navíos cargados con vino de malvasía de sus cosechas de Geneto, Tegueste y Valle Colino además del aguardiente salido de sus destilerías con calderas que tuvo en sus casas de la calle de El Agua en San Cristóbal de la Laguna y de La Miravala de El Rosario. 


Pargo nunca se casó, aunque mantuvo una relación sentimental con la cubana Josefa María del Valdespino, con la que tuvo un hijo, teniendo una reconocida amistad con la siervita Sor María de Jesús (de la que dicen se llegó a enamorar). Pargo accedió a la nobleza al ser declarado hidalgo en la capital del Reino, aparte de fundar una capellanía para los más necesitados y destinar hasta 3.000 reales para los pobres de la cárcel. 
El hecho de que hiciera fortuna en América, merced a sus negocios, y la fama y honores que obtuvo de España, hizo que Amaro Pargo fuera si no el hombre más rico, uno de los más ricos de Canarias, algo que dejo atestiguado en su testamento.


Infinidad de cazatesoros han intentado dar con la fortuna de Amaro Pargo hasta el punto de que sus casas han sido literalmente saqueadas en busca de un tesoro, que permanece oculto a la vista de todos esperando a que alguien lo encuentre, poniendo fin al enigma de dónde esta el tesoro de Amaro Pargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario