domingo, 20 de diciembre de 2015

Cuando Carrero saltó por los aires

Fue un 20 de Diciembre de 1973. El Presidente del Gobierno, el almirante Luis Carrero Blanco acababa de oir misa en la Iglesia de San Francisco de Borja como hacia todos los días antes de una sesión del Consejo de Ministros. Cuando era trasladado por su chófer y se encontraba a la altura de la calle Claudio Coello, una tremenda explosión debajo del coche hizo que éste literalmente volara hasta el patio interior de otro edificio.


Inicialmente, puede que por la confusión del momento, se dijo que había sido una explosión de gas, pero lo cierto es que era un atentado en toda regla, el cual había sido minuciosamente preparado por la banda asesina ETA, que preparo concienzudamente el acto, llegando a estudiar la conducta habitual de Carrero.


Cabe decir, aunque suene duro (no deja de ser la terrible muerte de un hombre), que este atentado supuso de forma indirecta y objetiva un beneficio para la posibilidad de que hubiera una Democracia en España. Carrero era algo más que el hombre fuerte del régimen. Franco y él se conocieron durante la guerra de Marruecos, perdurando en una amistad inquebrantable. Carrero era de esos hombres de los que se decía que era "más franquista que Franco". 


Por eso, tras ocupar diversos puestos durante el régimen, Carrero fue elegido Presidente del Gobierno para quitar algo de carga a un envejecido dictador. Desde esa posición, hubiera sido muy difícil la posibilidad de una Transición Democrática.


Por eso este atentado marcó un antes y un después en la historia contemporánea de España porque aquél día algo más que Carrero saltó por los aires. Ese día de Diciembre en la calle Claudio Coello el régimen franquista saltó por los aires.

El atentado


Carrero, el franquista

No hay comentarios:

Publicar un comentario