jueves, 12 de noviembre de 2015

Semblante de un franquista no reformado

Esta semana se dio una noticia que ha pasado desapercibida, salvo en las redes sociales, por el golpe de Estado del nacionalismo catalán, pero que refleja a las claras que hay personajes que no cambian. Esta semana fue despedido de "El País" Miguel Ángel Aguilar, histórico periodista de la izquierda, por un artículo en el New York Times en el que criticaba a los medios tipo PRISA, que habían sido salvados con dinero público, plegandose a la voluntad del Gobierno actual (teniendo en cuenta los editoriales basura de "El País", no estoy de acuerdo con lo último). Cebrián, ese gurú del izquierdismo en España, le dio literalmente la patada, haciendo lo que más le gustaba hacer a él y los jerifaltes del franquismo: actuar totalitariamente.


No nos engañemos don Juan Luis. Tú que siempre vas de antifranquista, eres uno de los muchos que actuó en favor del régimen. No todo el mundo tuvo un padre, Vicente Cebrián, que fuese secretario general de la prensa del movimiento y director del "Arriba", el diario falangista, ni ha sido director de los informativos como lo fuiste tú en 1974 o redactor jefe del diario "Pueblo", perteneciente a los sindicatos verticales gracias a que tu padre, hombre renombrado dentro del régimen, supo auparte al estrellato franquista. 


Todo eso no me molestaría, sí no actuaras como un antifranquista, hablando mal de un régimen del que estuviste de acuerdo y viviste toda tu vida. Siempre que puedes niegas tus atribuciones durante el mismo, pero despidos como el de Aguilar demuestran que eres tan demócrata como lo fue Carrero Blanco. Formas parte de esa izquierda que se hizo antifranquista después de Franco y que, para colmo, nos da lecciones de Democracia. Eres un franquista que sigue actuando como tal y que para colmo es salvado de la quiebra por un Gobierno de derechas (¡Hay que fastidiarse!) al que desprecias, pero del que no rechazas su ayuda.

Vicente Cebrián

Yo te recomendaría don Juan Luis que dejaras de ser un necio y no actuaras de pseudointelectual de pacotilla y como un antifranquista, algo que nunca has sido, ni seras, y sí te queda algo de dignidad, se sincero contigo mismo y con los que te siguen (y son muchos), que aún te tienen como el gran Pope de la izquierda en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario