domingo, 11 de octubre de 2015

La Santa Compaña

Galicia es una tierra mágica en el sentido más amplio del término. Las meigas son un ejemplo del carácter propio de una cultura que se funde con la tradición y la leyenda. Dicen que el mismísimo Hércules llegó a Galicia y se ha aceptado como cierta la historia que nos habla de que Santiago el Mayor, discípulo de Cristo, esta enterrado en esas tierras donde, según una antigua historia, evangelizó en la zona. Un caso que representa a la perfección lo que intentó ilustrar son las historias alrededor de lo que se dio en llamar como Santa Compaña. 

 
Cuando oí hablar de esta historia hace varios años, llamó mi atención, aparte de demostrarme cuántas tradiciones circulan por las diferentes zonas que conforman España. La Santa Compaña, según la mitología de la zona, es una comitiva de Almas en Pena o procesión de muertos, generalmente vestidas con túnicas blancas con capucha que vagan durante la noche. Esos seres caminan, emitiendo rezos, y haciendo sonar una campana, dejando entrever que van a pasar por la zona. 

 
 
No todos los mortales tienen la capacidad de ver a la Santa Compaña. La historia sobre esta lúgubre visión nos dice que los perros anuncian la aparición de la procesión, mientras todos y cada uno de los animales huyen despavoridos ante tal aparición.  


La tradición dice que esta procesión macabra pasa por todas aquellas casas donde habrá una defunción muy proximamente (reclamando el Alma de los vivos), lo que hace que sea temida por todos, aunque también existen otras historias en torno a la tradición tales como el reprochar a los vivos las faltas o errores que pudieran cometer o que la muerte del humano al que visitan no es inmediata, sino que será dentro de un año. Lo que sí les puedo asegurar, habiendo recabado alguna de las tradiciones en torno a la Compaña y su anuncio de muerte es que ésta es todo menos "Santa". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario