martes, 6 de octubre de 2015

"Ese del bigote que tiene tan mala leche"

El Real Madrid acababa de hacer una temporada nefasta; había terminado noveno en Liga y ni siquiera se había clasificado para competición europea, algo que no había pasado hasta entonces. Es por eso que la junta directiva todavía presidida por un Santiago Bernabéu cada vez más enfermo, se había propuesto fichar a un jugador que diera la fortaleza que le había faltado al equipo en el centro del campo. La idea era fichar a Herbert Wimmer y para ello acudieron a Alemania a ver un partido del Borussia Mönchengladbach del pretendido fichaje. Nada más comenzar el partido, Bernabéu le preguntó al directivo Agustín Domínguez por el nombre de "ese del bigote que tiene tan mala leche". Tras verlo dirigir con maestría y fuerza el centro del campo de su equipo, Bernabéu lo tenía claro: ese hombre sería su fichaje. Su nombre: Uli Stielike. 


Los inicios en España de Stielike no fueron fáciles, ya que si bien era un jugador de raza con una buena llegada al área rival, venía precedido de la fama de "jugador de cristal", algo que pareció confirmarse en sus primeros partidos donde se lesiono. No obstante, ese fue un pequeño bache en una carrera en la que Stielike demostró que daría hasta su última gota de sudor por el equipo que lo había fichado. 

A por el balón

El Real Madrid ganó tres ligas seguidas y Stielike se convirtió en todo un baluarte del centro del campo madridistas junto a hombres del calibre de Del Bosque o Ángel. Para Alemania Stielike significaba a la fuerza lo que Schuster era a la calidad. Así con su Selección Nacional ganó la Eurocopa de 1980 y fue subcampeón en el Mundial de 1982 celebrado en España. 

Fútbol alemán en estado puro: Stielike-Schuster

No todo fueron alegrías para Stielike. El Real Madrid perdió varías ligas en la última jornada, siendo la más terrible aquella perdida contra la Real Sociedad en 1981 por un gol in extremis de Zamora, que le daba el título a los donostiarras. La Copa de Europa tampoco la podría conseguir, siendo subcampeón también en 1981 contra el Liverpool. 


Sin embargo, hay alguien en su carrera que fue decisivo, chocando con él debido al carácter de ambos a pesar de jugar en el mismo equipo. Ese alguien sería Juan Gómez "Juanito" al que acuso de jugar para la galería en una final de Recopa que perdieron ante el Everton. "Juanito", tras esta acusación explicita de Stielike, lo llamó "Alemán de m... que ha venido a llevarse la pasta". Estarían casi dos años sin hablarse. 

"Juanito" y Stielike

Mientras todo eso ocurría una nueva hornada de jugadores salidos de la cantera vendrían al Real Madrid; la famosa Quinta del Buitre comenzaba a hacer de las suyas. A pesar de los fracasos deportivos de los últimos años y bronca con "Juanito", esto no podía acabar mal para Stielike. 


En su último año ganó la Copa de la UEFA y la Copa de la Liga. Esta última se consiguió frente al Atlético de Madrid en el Bernabéu en un encuentro en el que Stielike, que jugaba de central fue sacado a hombros por sus compañeros entre los que se encontraba el mismismo "Juanito": "Lo despedi a hombros porque se iba un futbolista que lo había dado todo por el Real Madrid". 


No hay mejor manera de terminar una etapa gloriosa como esa. Tras esto, Stielike seguiría dando todo en el Neuchatel suizo (hasta su retirada en 1988) demostrando una vez más que seguía siendo "ese del bigote que tiene tan mala leche".

No hay comentarios:

Publicar un comentario