jueves, 1 de octubre de 2015

El Dios del inframundo

Antes de nada, hay que diferenciar entre el Dios del inframundo y la morada de los muertos. Ambos recibian el nombre de Hades (en griego antiguo ᾍδης Hadēs, originalmente Ἅιδης Haidēs o Ἀΐδης Aïdēs y en dórico Ἀΐδας Aidas, que significa "el invisible"). El Dios, hijo de Cronos y Rea y, por lo tanto, hermano de Zeus, era el encargado del inframundo, entre cuyas partes se encontraba la morada de los muertos.


Hades, por ser el Dios de los muertos, era un personaje muy temido por los vivos, no porque fuera un ser fiero, sino por la poca prisa que había de encontrarse con él. Era considerado un Dios Olímpico, aunque rara vez se dejaba ver en el Olimpo, prefiriendo velar por el Alma de los muertos.  

Rapto de Perséfone por parte de Hades

Esto posibilitó que no fuera precisamente el Dios más querido, aunque eso no quita para que tuviera gran importancia en diferentes mitos como el rapto de Perséfone, que sería su esposa, o los doce trabajos de Hércules, ya que el último trabajo de este celebre héroe era raptar a Cerbero, el perro del propio Hades, encargado de guardar las puertas del inframundo, que tenía tres cabezas y una serpiente en lugar de cola. Hades también era llamado Plouton (en griego antiguo Πλούτων, genitivo Πλούτωνος, que significa "el rico"), nombre que los romanos latinizaron como Plutón al asumir las deidades griegas.

El monstruoso Cerbero

En cuanto al inframundo tenía sus partes entre las que contamos los Campos Elíseos, donde iban las Almas de los héroes valerosos, las Islas de los Bienaventurados o Islas Elíseas, donde iban las Almas virtuosas la morada de los muertos (que suele recibir el nombre de Hades) y el Tártaro. Esta última podemos asociarla al concepto cristiano de infierno, ya que era usada como mazmorra de tormento y sufrimiento contra los malvados. Caronte era el barquero de Hades, que se encargaba de transportar a su destino por el río  Aqueronte a las sombras errantes de todos aquellos que acababan de morir. 


Aparte de Hércules, las únicas personas que se aventuraron en el Inframundo fueron los héroes Odiseo, Eneas, Orfeo, Teseo y, posteriormente Psique, que aparece en un romance. Cabe destacar que ninguno de ellos estuvieron satisfechos con lo que presenciaron en el Reino de Hades. 


De hecho, el grandioso héroe Aquiles, que se hallaba en él, tras su muerte en la guerra de Troya, a quien el ingenioso Odiseo conjuró con una libación de sangre, le dijo: 
"No me hables con dulzura de la muerte, glorioso Odiseo. Preferiría servir como mercenario a otro antes que ser el señor de los muertos que han perecido"

No hay comentarios:

Publicar un comentario