miércoles, 9 de septiembre de 2015

Y Miguel Ángel hizo la Piedad

Muchos conocen a Miguel por los frescos de la Capilla Sixtina. Sin embargo, el grande entre los grandes del Renacimiento italiano era escultor; un magnífico trabajador en piedra y mármol, que en la obra que nos ocupa demostró su arte con creces. Me refiero a a maravillosa Piedad del Vaticano.


Esta obra marcaría un antes y un después en la vida de su artista, que por aquel entonces contaba von 24 años, ya que esta magnífica escultura aborda por primera vez este tema iconográfico.
Miguel Ángel realiza una Piedad que destaca por los contrastes entre la cortorsión de un Cristo muerto y una Virgen serena, cuyo dolor esta dentro de su corazón. La cara de la madre no muestra dolor, ya que éste se encuentra en el fondo de su ser.


La obra, que fue por la que Miguel Ángel comenzó a ser conocido, era tan maravillosa que muchos no se creyeron que su artista era ese que ni siquiera había llegado a la treintena. 


Ante esas habladurías, Miguel Ángel se enfadó muchísimo. Es por eso que grabó a cincel su nombre en la escultura, siendo esta su única obra firmada, demostrando lo mucho que valoraba esta creación producto de sus propias manos. En la cinta que cruza el pecho de la Virgen puede leerse: "Michael A[n]gelus Bonarotus Florent[inus] Facieba[t]", que significa: "Miguel Ángel Buonarroti, florentino, lo hizo". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario