sábado, 5 de septiembre de 2015

Los Jueces de Israel

En la actualidad un Juez es un hombre que aplica las leyes e impone penas cuando se ha cometido un delito. Sin embargo, en el Antiguo Testamento un Juez iba más allá de todo eso. Era una persona, auspiciada por el mismo Yavhé, que eran erigidas por éste como caudillos, encargados no sólo de aplicar la justicia divina, sino de defender o libertar al pueblo de Israel frente a los pueblos invasores de los alrededores. Su autoridad no era estable, sino transitoria y de hecho, muchos, tras concluir su misión, volvían a su vida ordinaria. 


Los Jueces tenían un evidente sentido religioso y de lo que pasa cuando el pueblo se vuelve infiel. Así Yahvé siempre perdona la infidelidad de su pueblo, que cae una y otra vez en el paganismo, ayudandolos con la llegada de los jueces. Cuando el pueblo peca y, por lo tanto, cae esclavo del invasor, Yahvé le envía un libertador. Tras ser liberado, el pueblo volvía a pecar y todo volvía a empezar. De esta forma se nos demostraba que Dios era  misericordioso, ya que, a pesar de un pueblo infiel, les ayudaba continuamente con la llegada de los Jueces.

Gedeón y el ángel De Dios

La etapa de los Jueces se encuentra entre el establecimiento en la Tierra Prometida hasta la llegada de los Reyes. Los Jueces que gobernaron Israel fueron: Otoniel (Jue 3:7-11), Aod (Jue 3:15), Samgar (Jue 3:31), Débora (y Barac) (Jue 4-5), Gedeón (Jue 6-8), Tola (Jue 10:1), Jair (Jue 10:3), Jefté (Jue 10:6-12:7) Ibzán (Jue 12:8). Elón (Jue 12:11). Abdón (Jue 12:13) y Sansón (Jue 13-16). 

Sansón perece junto a sus enemigos, los filisteos

El ultimo de los Jueces sería el profeta Samuel, al que tradicionalmente se ha atribuido el libro de los Jueces donde se nos relata la historia de toda esta etapa, y que destaca por ser el hombre enviado por Yahvé para encontrar a un hombre apto para reinar sobre una Israel ya asentada en la Tierra Prometida. 


En el libro de Samuel se nos relata la primera etapa de los reyes. Primero, el profeta escogió a Saúl, pero tras desobedecer éste las ordenes divinas, consagró a un simple pastor llamado David para ser Rey, que no ejercería como tal hasta la muerte del mismo Saúl. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario