domingo, 20 de septiembre de 2015

El monumental Monte Rushmore

Hay países que están orgullosos de su historia y después estan los Estados Unidos. Tengo que confesar que siento sanos celos del sentimiento patriótico de los estadounidenses hacía su Patria y, por ende, el respeto por su historia con sus virtudes y defectos. Y algo que ejemplifica muy bien lo que digo es el Monumento Nacional Monte Rushmore. 


Entre 1927 y  1941, el escultor danés-estadounidense Gutzon Borglum y 400 trabajadores tallaron los colosales bustos (de unos 18 metros) de los Presidentes estadounidenses George Washington, Thomas Jefferson, Theodore Roosevelt y Abraham Lincoln. Este memorial nacional tiene alrededor de 5,17 km² de extensión y en él se buscaba conmemorar el nacimiento, creación, conservación y desarrollo de un país como los Estados Unidos, vínculandolo a 4 hombres que fueron grandes en su tiempo y cuya importancia ha trascendido más allá de la época que les toco vivir. 


Borglum falleció con 73 años en 1941 poco antes de que el monumento fuera terminado. Así su hijo se encargaría de terminar la obra proyectada por su padre en una época muy difícil en la que ya se hablaba de la necesidad de que los Estados Unidos entrara en la guerra provocada por los nacionalismos en Europa, algo que finalmente hicieron, tras el ataque nipón a Pearl Harbor. 


No obstante, todavía quedaban algunos meses para la intervención en la guerra. En esos momentos lo que importaba era la apertura oficial de este grandioso monumento. Una obra, visitada por más de 2 millones de personas anualmente y que representan a la perfección los primeros 150 años de la historia de los Estados Unidos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario