domingo, 23 de agosto de 2015

Princesa Grace

Dicen que la insistencia de Rainiero para conquistar a Grace fue increíble. Todo tuvo lugar cuando ella estaba rodando "Atrapa a un Ladrón" de Alfred Hitchcock con Cary Grant en la Costa Azul francesa. Poco se sospechaba antes de ese rodaje que Grace Kelly acabaría por convertirse en Princesa de Mónaco. 


Antes de eso, Grace ya había sido protagonista en películas que son grandes clásicos del cine. Siempre con ese aire de mujer sofisticada, Grace alcanzó en los 50 un ascenso sin precedentes, pasando de rodar en el salvaje oeste "Sólo ante el Peligro" con Gary Cooper a rodar "Mogambo" en plena selva con dos grandes como Clark Gable y Ava Gardner. Sin embargo, sí hay que destacar algo en la fulgurante carrera de Grace es que fue la musa (y nunca mejor dicho) del ya mencionado Hitchcock; ni más, ni menos que el maestro del suspense. 


Tres películas rodó con el genio inglés: "Crimen Perfecto" (en la que quedó encantada con la manera de dirigir de Hitchcock), "La Ventana Indiscreta" y la mencionada "Atrapa un Ladrón" donde, como ya comente, Rainiero quedó prendado de ella. Grace ya había ganado un Oscar por "La Angustia de vivir" y sería en 1956 cuando tanto ella como el Príncipe de Mónaco anunciaron su compromiso. 


Ese año desgraciadamente fue el último de su carrera. Apenás tenía 27 años. Hubo alguna tentativa de vuelta delante de las camaras gracias al propio Hitchcock, que quería que volviera como Marnie en "Marnie, la ladrona", pero, según cuentan, fue rechazado por ella misma con el argumento de que sus subditos monegascos no verían que su Príncesa hiciera el papel de una cleptomana. No obstante, Grace fue durante toda su vida un ícono de la moda. 


1982 sería el año en que la carretera se llevaba a Grace por delante. Se rumoreo que su hija Estefania era la que conducía, aunque nunca se esclareció tal cosa. Lo cierto es que curiosamente en esa misma carretera era en la que Grace conducía un coche junto a Cary Grant en "Atrapa a un Ladrón". Sólo tenía 52 años. 


Sin embargo, a pesar de su temprana salida del mundo del cine y de su lamentable muerte, Grace alcanzó la inmortalidad y ni siquiera ese accidente nos quita la oportunidad de seguir contemplando a la Princesa Grace tanto en películas como en las publicaciones que que la glorifican como una Reina de la sofisticación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario