lunes, 24 de agosto de 2015

El fútbol de seda de Luisito Suárez

Hasta hace bien poco el fútbolista español era considerado muy poco apto para jugar más allá de su país. O no tenían mínutos o no alcanzaban el rendimiento adecuado. Ahora todo ha cambiado y especialmente en Inglaterra vemos jugadores españoles siendo importante en sus equipos. Sin embargo, hubo uno que no es que destacara fuera de España, sino que alcanzó el grado de excelencia en una liga racana como la italiana (catenaccio). Hasta la fecha es el único Balón de Oro que ha nacido en España. Este hombre nació en Galicia y se llama Luis Suárez. 


Sus primeros pasos a nivel importante los dio en el club del su ciudad, el Deportivo de la Coruña, pero sería en el Barcelona donde no sólo comenzó a ser conocido, sino a ser un hombre importante dentro del fútbol español. Su gran capacidad de toque, no excenta de gol, le hizo debutar en la Selección y que el equipo azulgrana ganara títulos tanto a nivel nacional como internacional, formando en el Combinado Español en una delantera perfecta, que, sin embargo, no se clasificó para jugar los Mundiales de 1958 en Suecia, que dieron a conocer a un tal "Pelé". Esa delantera estaba compuesta por Miguel, Kubala, Di Stéfano, Suárez y Gento. 

Kubala y Luis Suárez

No sería la única decepción que se llevó Suárez. La posibilidad de ganar la Copa de Europa se le escapó con el equipo barcelonisnta. Primero, tras perder en semifinales ante el poderoso Real Madrid que ganó su quinta consecutiva y después, tras perder la final al Bénfica, tras rematar tres balones al palo (el partido acabo 3-2). No obstante, en 1960 ganó el Balón de Oro. Ya en 1961, Helenio Herrera, entrenador del Inter de Milán, que había sido su entrenador en el Barcelona, quisó llevarselo y lo consiguió.

Luis Suárez y el Balón de Oro

Suárez se convirtió literalmente en el cérebro del Inter de Milán y, aunque no fue el primer equipo italiano en ganar la Copa de Europa (ya lo habían hecho sus rivales del Milán), si fueron el gran equipo transalpino a nivel internacional cuando ganaron dos Copas de Europa de forma consecutiva, aparte de dos Copas Intercontinentales. Tan sólo el Real Madrid (otra vez la espina blanca para Suárez) le imposibilito ganar la tercera consecutiva cuando les elimino en semifinales. 


No obstante, Suárez pudó celebrar algo con España y eso sería la Copa de Europa de Naciones, ganando a la URSS en Madrid por 2-1. Un éxito sin precedentes, que confirmaba a Suárez casí como un seguro a la hora de conseguir títulos europeos. 


12 años estuvo en Italia: 9 en el Inter de Milán y 3 en la Sampdoria en la que se acabó retirando. 12 años en los que su fútbol de seda maravillo a una Italia históricamente acostumbrada al fútbol tosco, nada preciosista en el que sólo vale ganar como sea. Suárez demostró que en el fútbol no sólo es importante ganar, sino la manera de ganar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario