lunes, 27 de julio de 2015

Sobre robos, racismo y mentiras

Es curioso que aquellos que han robado a Cataluña desde la política, utilizando el enfrentamiento con el resto de España, son los que utilizan a los catalanes para intentar perpetuarse en el poder, mediante una independencia que muy pocos quieren. 


Lo que quiere la gente es estabilidad, una sanidad y una educación adecuada y, sin embargo, esos señores, con Pujol o sin Pujol, han estado esquilmando a los catalanes como si de un ladrón de guante blando se tratara para desviar dinero para, según ellos "hacer país". 
Aunque ellos no lo digan (ni lo van a decir) esos personajes metidos a políticos desprecian a los catalanes; prefieren que haya niños malnutridos, que haya enormes listas de espera en los hospitales o que los jóvenes catalanes sean unos ignorantes por culpa de una pesima educación antes que perder el poder y para ellos el poder no es otra que la independencia; conseguir perpetuarse en el poder y manejar el dinero público para mantener sus chanchullos y hacer como hacía un ser tan despreciable como Pujol: viajar a Suiza con el dinero de todos los catalanes. 
El nacionalismo catalán odia la Democracia; es el peor de los catetismos, que se perpetua en función de su racismo (idénticos a los nazis) y de las mentiras. El nacionalismo es una asquerosidad producto de unos seres que viven por y para el odio... y para colmo se atreven a darnos lecciones de Democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario