domingo, 19 de julio de 2015

¡Qué vienen los filisteos!

"Una vez más, los israelitas hicieron lo malo a los ojos del Señor, así que el Señor los entregó en manos de los filisteos, quienes los oprimieron durante cuarenta años"
Esta es la explicación que da el libro de los Jueces para justificar la aparición de los filisteos en la historia de Israel, así como el comienzo de lo que sería la llegada de Sansón. No era la primera mención escrita que se hace de los filisteos; de hecho ya aparecen en fuentes egipcias, así como en el propio Génesis son mencionados en la genealogía de las Naciones. 


Sin embargo, apenás sabemos algo de este pueblo, al que algunos ponen como origen la misma Caftor (Creta). Lo cierto es que, a pesar de ser considerados por el libro de los Jueces como una especie de plaga enviada por Dios a los israelitas por sus muchas maldades,  la llegada de los filisteos a la zona se debe a las diferentes migraciones de los pueblos del Mediterráneo. 

Sansón derriba las columnas con los filisteos dentro

Los egipcios, que los consideraban sus enemigos, los veían como gente malvada, pues se dedicaban a la piratería, mezcladolos con otras poblaciones hostiles conocidas de forma colectiva conocidas por ellos con el nombre de Pueblos del Mar.
Tras su enfrentamiento con los egipcios, los filisteos se asentaron en la costa suroeste de Canaán, es decir, en la región central de la actual Franja de Gaza, siendo asimilados por cananeos y judíos. Sin embargo, algo que podemos ver en fuentes bíblicas, la relación entre filisteos e israelitas fue de constante conflicto. 

Mapa del sur del Levante mediterráneo, sobre el 830 a. C.

El hecho es que los filisteos ocuparon las cinco ciudades de Gaza, Ascalón, Asdod, Ecrón y Gat, tomando un gran poder en la zona, por lo que no es de extrañar que las historias de Sansón, Samuel, Saúl y David (el cual derroto al gigante Goliat) se refieran a conflictos reales entre dos pueblos que tenían una distribución religiosa y política distinta. 

David vencedor en su batalla contra Goliat

En cuanto a su organización política cada una de las cinco ciudades dominadas por los filisteos tenía su Príncipe, por lo que era una pentarquía, mientras en el tema religioso, sus deidades eran Dagón y su hijo Baal, ambas mencionadas en las fuentes bíblicas. 

Interpretación moderna de Dagón como "dios-pez"

Con el paso de los años y tras distintas invasiones de diferentes pueblos como los Asirios, Babilonios, Persas, Griegos y Romanos, los filisteos terminaron por ser asimilados por los cananeos y judíos, desapareciendo como tal. Las últimas menciones a los filisteos datan del siglo II a. C., en la Biblia.
Sin embargo, parece que la historia de este pueblo invasor, que tuvo que emigrar probablemente debido a cambios climáticos (una de las teorías) ha quedado presente a través de los tiempos, aunque lamentablemente sea más por su relación con Israel que como pueblo en si mismo. 


No obstante, cabe resaltar que ellos introdujeron el empleo del hierro (en la Biblia se cuenta que Goliat tiene una armadura toda de hierro) y que el actual nombre de Palestina, que no aparece en ningún momento en las escrituras, fue el nombre con el que los griegos se referían a la zona, el cual significa "Tierra de los filisteos". Así que aunque parezca llamativo, los filisteos parecen vivos cada vez que se nombra a la tierra de la que formaron parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario