sábado, 11 de julio de 2015

La Libertad iluminando el mundo

Puede que esta frase les haga referencia a nobles ideales por el que luchar como es el caso de la Libertad, pero sí les digo que este es el nombre real de uno de los monumentos más conocidos y visitados en el mundo ¿sabrían decirme cuál es?


Efectivamente, ese es el nombre real del monumento que nosotros conocemos como el de Estatua de la Libertad. La idea nació, en cierta medida, del jurista frances Eduardo Laboulaye, que propusó que Francia ofreciera un regalo a los Estados Unidos como un obsequio para la conmemoración del centenario de la independencia estadounidense, como recuerdo de la larga Amistad entre ambos países, garantizando, además, la alianza franco-estadounidense.
Los Estados Unidos acababa de salir de una guerra complicada en aquellos años y desde el país se vio con buenos ojos tal idea, contratandose a Frédéric Auguste Bartholdi para diseñar una estatua, que debería acabarse en 1876, fecha del centenario de la independencia estadounidense. 
En 1870, Bartholdi talló el primer esbozo, pero hubo muchos problemas iniciales, primero con la elección del modelo y después debido a la guerra franco-prusiana, en la que los Estados Unidos apoyo, en cierta medida, a los prusianos por su mayor sintonía con los alemanes. Así el proyecto fue retrasado de forma continua, aunque no por ello Bartholdi dejó de trabajar. 

Frédéric Auguste Bartholdi

En Junio de 1871, Bartholdi viajó a los Estados Unidos donde escogió la isla de Bedloe, (llamada posteriormente la "isla de la Libertad"). También se acabaría reuniendo con el Presidente estadounidense, el General Ulysses S. Grant, en Nueva York, que dió su total conformidad al proyecto. 

En proceso de construcción

La estatua se inauguro el 28 de Octubre de 1886 no ya como un signo de amistad entre dos naciones, sino como un símbolo que representa la Libertad y emancipación frente a la afrenta y a la opresión. Muchos se preguntan en quién se inspiró Bartholdi para que fuera su modelo para la cara de la estatua. La más extendida es que el escultor se inspiró en su madre, aunque hay otras teorías nunca confirmadas por el propio Bartholdi, claro está. Por otra parte, aparte de Bartholdi, intervinieron el ingeniero Gustave Eiffel, que diseñó la estructura interna, y el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, que se encargó de la elección de los cobres. 


La Estatua de la Libertad es uno de los monumentos más inspiradores para muchas personas y muy especialmente para aquellos emigrantes europeos, cuya primera visión era la magnífica estatua, símbolo para ellos de una oportunidad para una vida mejor. 


Y ahí sigue iluminando a todos los que llegan a los Estados Unidos, aunque siempre nos queda una esperanza aún mayor y es que de una vez por todas llegue a iluminar el corazón de los hombres para que todos y cada uno se sientan hermanos en busca de una Felicidad Eterna; la Alegría de la Libertad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario