sábado, 4 de julio de 2015

La dinastía Julio-Claudia

Tras el asesinato de Julio César, se abrió una época distinta para Roma. La antaño Monarquía y posterior República, veía como, a partir del asesinato del dictador César, se convertía en un Imperio. Y los primeros en regir la que sería la más reconocida e importante potencia del mundo antiguo fue la dinastía Julio-Claudia. 


La dinastia se conoció como Julio-Claudia debido a que sus miembros descendían de dos de las gens de la Antigua Roma, los Julios y los Claudios. Algunos historiadores llegan a decir que Julio César, a pesar de no ser el primer Emperador como tal, fue el que de una forma "fundaría" dicha dinastía, aparte de acabar con las instituciones repúblicanas, algo por lo que lo asesinaron, ya que éste no tenía intención alguna de abandonar el poder y restituir una República, que nunca volvió. Los Emperadores tomaron el título de César y el primero de ellos sería el sobrino-nieto del propio Julio Cesar, que el había adoptado y nombrado como suecor sucesor; Octavio Augusto

Asesinato de Julio César

Augusto, en líneas generales, fue un Emperador que intentó la expansión y definitiva conquista de territorios como Hispania, así como la perpetuación del poder, tanto para él como para sus descendientes. El mayor temor era volver a una República, que, según los que apoyaban el Imperio, había provocado el caos. A nivel personal, Augusto vió como todos sus posibles sucesores fallecían, siendo probable el que murieran envenenados para favorecer la subida de Tiberio al Trono Imperial por mediación de su madre, Octavia la Menor, que era la esposa del propio Augusto. Sin embargo, no hay pruebas concluyentes al respecto.

Augusto

El Gobierno de Tiberio fue brutal con una red de espias, dispuestas a acabar con todo aquel que pudiera poner en cuestión a un Emperador, que, hay que decirlo, era más militar que gobernante y prueba de ello lo tenemos en los problemas económicos de un Imperio, que soportó revueltas en lugares tan distantes como Judea. Por otra parte, se consideraba tan por encima del bien y del mal que era capaz de mandar desde su retiro de la Isla de Capri sin siquiera acudir al Senado; una cámara a la que despreciaba. 

Tiberio

No obstante, Tiberio fue un gran gobernante en comparación con la calamidad que estaba por llegar. Tras "aceleración de su muerte" por parte de Sutorio, Prefecto de su Guardia Pretoriana con el uso de una almohada, llegó al poder un ser despreciable que gustaba de hacer realidad sus propias perversiones. Y eso no era todo. Calígula estaba tan chiflado que era capaz de asesinar a alguien porque supuestamente lo mirara mal o, incluso, llegó a nombrar Senador a su caballo. Por otra parte, convirtió al Palacio Imperial en un auténtico burdel, teniendo relaciones hasta con sus propias hermanas. 

Calígula

Calígula no es que se considerada con los poderes de un Dios; creía que era un Dios. El caso es que la Guardia Pretoriana decidió acabar con tan nefasto personaje, asesinandolo primero a él y después a todos los familiares imperiales que se encontraran... salvo a uno. Ese uno fue el "tonto" Claudio.
Claudio era el tio de Caligula y destacaba desde su niñez por su cojera, ser medio sordo, sus tics nerviosos y, algo que le lastraba, su tartamudez, por lo que era rechazado por todos, incluida su propia madre, que lo despreciaba. Era bien sabido que Claudio era de espiritu repúblicano (uno de los pocos) y, dado su carácter afable, pensando que podían malearlo, los Pretorianos, que se lo encontraron detrás de una cortina, temeroso de ser también asesinado, decidieron hacerlo Emperador. 


Sin embargo, Claudio era más listo de lo que se había pensado hasta ese momento. Fue un reformista convencido, destacando por la buena administración de su Imperio, incorporandose Britania a éste, la realización de obras por toda Roma y llegando a presidir juicios, dandole una especial relevancia al Senado, algo que no sucedia desde los tiempos de Augusto. 

Claudio

Su vida personal sería otra cosa. Tras dos matrimonios infructuosos, se casó con Valeria Mesalina, de 15 años. Ella, mucho más joven que él, sólo ambicionaba el poder. Tuvieron dos hijos, Británico y Octavia, aunque puede que ninguno fueran  vastagos del Emperador, puesto que Mesalina era una prostituta en el sentido más amplio de la palabra, teniendo encuentros sexuales y llegando a apostar con otras prostitutas sobre el número de relaciones que podían tener en un día. 

La ninfomana Mesalina

Claudio lo sabía, pero le importó bien poco hasta que ella comenzó a conspirar junto a su amante (con el que se casó) para arrebatar el poder al Emperador. La conspiración se dio por extinguida y se le cortó la cabeza a Mesalina. 
La siguiente esposa de Claudio sería Agripina la Menor, hermana de Calígula, que hizó todo lo posible para que su hijo Nerón ocupara el Trono Imperial, tras la muerte de un Claudio, que siendo un buen gobernante, no supo darle futuro a una dinastia que se sentenciaria a si misma gracias a otro loco. 
A Nerón se le acusó de llegar a tener relaciones hasta con su propia madre, aunque es evidente que no se tiene pruebas de tal cosa. Lo cierto es que tanto su esposa Octavia y Agripina fueron asesinadas por orden de un Emperador, que gustaba de practicar con el arpa, creyendose un artísta, algo que sus palmeros aplaudian a conciencia. 
 
Nerón

El incendio de Roma sería una prueba de su "arte", acusando posteriormente a una secta procedente de judea, cuyos miembros se hacían llamar Cristianos poque seguían a un tal "Christus", que había sido ajusticiado en una cruz, resucitando posteriormente según ellos mismos decían. Los Cristianos fueron ajusticiados en el circo, siendo devorados por los leones o crucificados.  Dicen que los lideres cristianos Pedro y Pablo murieron durante esa "caza" contra ellos.

Incendio de Roma

La hostilidad de las clases altas y de una gran parte de la Guardia era una evidencia. Es por eso que Nerón veía conspiraciones en todos lados, ajusticiando incluso a personajes realmente leales a su figura. Lo cierto es que la locura de Nerón acabó cuando fue depuesto por un Senado que lo despreciaba y asesinado por la Guardia Imperial. El nuevo Emperador sería Galba.
 

Se ponía termino a una dinastía tan alabada como críticada por sus contemporaneos y los historiadores que vendrían después. Desde el 27 a.C hasta el 68 d. C. Serían los primeros años de un Imperio que todavía duraría varios Siglos.

1 comentario:

  1. Muy interesante entrada. Sobre los Julio Claudios se dice que descendían de la propia Venus al venir de la sangre de Eneas: https://gabrielrosselloblog.wordpress.com/2017/03/04/dinastias-imperiales-los-julio-claudios/

    ResponderEliminar