martes, 21 de julio de 2015

El escándalo Watergate

Una madrugada del mes de Junio de 1972 eran detenidas cinco personas. Estos individuos fueron detenidas por un allanamiento de morada en el complejo de oficinas llamado Watergate donde tenía su sede el Partido Democrata. Nadie pensaba en ese momento que esa detención sacaría a la luz los telemanjes por y desde el poder que se llevaba haciendo desde hacía mucho tiempo. 


La cuestión que comenzó a levantar sospechas entre muchos es que los detenidos eran veteranos miembros de la CIA expertos en labores desestabilizadoras contra Jefes de Estado extranjeros, tanto de países democraticos como totalitarios, que fueran contrarios a los intereses de los Estados Unidos. Sus nombres eran Virgilio González, Bernard Barker, James W. McCord Jr., Eugenio Rolando Martínez y Frank Sturgis Lo peor de todo esto (si puede haber algo peor) es que el jefe de los detenidos James McCord era ni más ni menos que el director de seguridad del comite que trabajaba para la reelección del Presidente repúblicano, Richard Nixon. 

El complejo Watergate

Las acusaciones iniciales para los detenidos, aparte del allanamiento de morada, fueron por robar y tratar de espiar las comunicaciones del partido rival de Nixon, el mencionado Partido Democrata. Sin embargo, desde el poder se intentó tapar las relaciones de estos hombres con el Partido Republicano y el propio Presidente, consiguiendo que las investigaciones policiales se estancaran. 

Los cinco del Watergate

Serían los medios de comunicación los que trataron de desentrañar el misterio, principalmente los periodistas del Washington Post Carl Bernsten y Bob Woodward los que iniciarian dichas pesquisas, descurbiendo que los cinco detenidos fueron contratados por dos altos cargos del comite de reelección. Para investigar contaron con la ayuda de un informante al que muy pronto los medios llamaron "Garganta Profunda". Dos asesores del propio Presidente habrían contratado a los detenidos con la colaboración necesario de un Nixon que había participado de lleno en la trama. La prensa titularia a estos hechos delictivos como el sitio donde habían sido detenidos los cinco espias: caso Watergate. 

Bob Woodward y Carl Bernstein

Con Nixon ya reelegido como Presidente, los detenidos fueron enjuiciados y uno de ellos, que no quería ser cabeza de turno, confirmo que estaba recibiendo presiones desde las más altas esferas para que no "cantara". El caso estaba adquiriendo cada vez más tintes políticos y el Senado abriría una Comisión de Investigación, facilitandose la basura que rodeaba al Presidente con personas intimas espiando, controlandose las grabaciones desde la misma Casa Blanca. El Presidente, al que se reclamo esas cintas, se negó a aportarlas a la comisión, alegando inmunidad presidencial y ante la insistencia, un desesperado Nixon siguió negandose. 


Sin embargo, no todo se jugaba en la justicia y en la política, sino en una calle donde la población, independientemente de su color político, veía la actitud de Nixon y su círculo intimo como un abuso de poder intolerable. Las investigaciones llevaron a más casos donde el poder había actuado para que Nixon fuera reelegido gracias a chantajes, fraudes y sobornos. Varios consejeros y altos funcionarios serían acusados de tales delitos.
La Cámara de representantes cada vez más harta de Nixon, inició contra él el llamado Impeachment (petición de proceso que sólo tiene lugar en los países anglosajones contra un alto cargo público, algo que también se hizo, por ejemplo, contra Clinton por perjurio en el famoso caso de la becaria Monica Lewinsky). Richard Nixon interrumpió el proceso al dimitir de su cargo el 8 de Agosto de 1974 tras la aprobación del mencionado proceso.  


Nixon fue relevado por su Vicepresidente Gerard Ford, cuya primera orden sería indultar a Nixon, por lo que no se podría juzgar a un ex-Presidente, que, tras salir en helicoptero desde la Casa Blanca, vio como esto macharia su historia posterior, ya que fue expulsado del Colegio de Abogados además de que fue incapacitado para el desempeño de su profesión en todo el territorio estadounidense. 

Adiós Nixon, adios

Años después, el misterioso "Garganta Profunda" revelaria su identidad. En una entrevista de 2005 el ex-agente del FBI William Mark Felt dijó que el había pasado la información a los periodistas del Washington Post. Aunque no revelo sus motivaciones, Mark Felt dijo que lo hacía por liberar su conciencia después de tantos años. Podríamos decir que casí fue así, puesto que Mark Felt falleció tres años más tarde.


Fueran cuales fueran las motivaciones del "Garganta Profunda", lo cierto es que él y muchos otros revelaron a la opinión pública la miseria y la basura, que se haya enquistada muchas veces en torno al poder. Sin embargo, lo más importante no es sólo eso, sino él que que una gran conspiración salida del poder había salido mal, obligando a dimitir a todo un Presidente de los Estados Unidos de América. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario