domingo, 12 de julio de 2015

Carta a Iker Casillas

Querido Iker:
Nunca imagine que ese portero de apenas 16 años al que el director del instituto donde estudiaba, le llamó para comunicarle  que el primer equipo del Real Madrid le había convocado para un partido de Copa de Europa en Noruega,  llegaría a ser Capitán del Real Madrid y de la Selección Nacional, así como el que nos daría tantas alegrías a los madridistas. 


Pero independientemente de las alegrías, es en las pequeñas derrotas o las tristezas donde te hemos sentido más dentro de lo que ha sido nuestra familia blanca durante todos estos años. Porque hasta en las derrotas fuiste muy grande. No has sido un simple portero; has sido el portero de una de las porterías más prestigiosas a la par que más difícil del mundo futbolístico. Nunca fue fácil ser portero del Real Madrid; es por eso que tu leyenda se agrando cada vez más porque se ganara un título o se perdiera una final, tú hacías que ni nos confiaramos, ni perdieramos la Fe en un equipo en el que te criaste y en que configuraste una gran etapa tanto a nivel deportivo como personal. 
Ahora que te vas, no puedo dejar de darte las gracias porque con tus aciertos y errores, has sabido llevar el escudo del Real Madrid en el pecho con orgullo tanto en la victoria como en la derrota. Eres leyenda del Real Madrid y de la Selección por méritos propios; te lo has ganado porque has sabido transmitir el espíritu y el coraje que significa llevar el escudo del equipo blanco y la bandera del equipo nacional. 
No me queda más que despedirme como lo hiciste esta mañana, sabiendo que no es un adiós, sino un hasta luego;

Hala Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario