lunes, 6 de julio de 2015

Calendario Juliano vs. Calendario Gregoriano

Los primeros calendarios estaban basados en la astronomía; de hecho el primer calendario del que se tiene constancia es el lunar. Serían los egipcios los que adoptarian a principios del tercer milenio a. C. un calendario solar debido a la necesidad de predecir de forma exacta el momento del inicio de la crecida del Nilo (que tiene una periodicidad anual), acontecimiento importantísimo en una sociedad que vivía de la agricultura. Dicho calendario constaba de 365 días, dividido en tres estaciones, meses de 30 días y decanos de 10 días.
 

Los romanos finalmente establecieron un calendario con algunos ajustes asociados esencialmente a la política, unida a la servidumbre, que poderosamente dependia de la religión. Es aquí cuando vemos meses de 12 meses, aunque los desfases temporales y es que el invierno fue fechado en el otoño astronómico. Julio César terminó con el desfase ordenando una reforma en el calendario romano.


El astrónomo y filósofo alejandrino Sosígenes de Alejandría  colaboró con el dictador Julio César para adoptar posteriormente reformar el calendario romano, basandose en una antigua y fallida reforma el calendario egipcio ocurrida dos siglos atras.  Esta adaptación fechaba las estaciones y sus fiestas romanas correspondientes de forma concordante con el momento astronómico en el que sucedían.
El nuevo calendario se implantó en el año 46 a. C. con la denominación de "Julius" ("Juliano") en honor a Julio César. Únicamente en ese año, se contaron 445 días, en vez de los 365 normales, para corregir los desfases del calendario anterior. 

Cayo Julio César

Desde 44 a. C. se acordó que todos los años constarían de 365 días, y cada cuatro años se contarían 366. Estos años se llamarían "años bisiestos", porque en ellos añadían un día al mes de Febrero. Por otra parte, todos los años comenzarían el 1 de Mártium (mes dedicado a Marte, Dios de la Guerra, que es nuestro actual Marzo) en el mundo clásico, aunque posteriormente se adaptó para que el 1 de Januárium (mes dedicado a Jano, que es nuestro actual Enero) fuera el primer día del año. 
Este calendario no fue exclusivo del mundo antiguo y es que se fue adaptando progesivamente en todos los países del orbe europeo en una época en la que la religión Cristiana comenzaba a ser predominante, ya que era la única reconocida en un Imperio Romano, que de desmoronaba para caerse de forma definitiva. 
Todo cambiaria con la reforma gegoriana, impulsada por Gegorio XIII para cambiar el calendario. Dicho cambio, según el Papa, era necesario para de llevar a la práctica uno de los acuerdos del Concilio de Trento: ajustar el calendario para eliminar el desfase producido desde el I Concilio de Nicea del 325 en el que se había fijado el momento astral en que debía celebrarse la Pascua y, en relación con esta, las demás fiestas religiosas. Lo que importaba era la regularidad del calendario litúrgico, siendo necesaria la introducción de determinadas correcciones en el civil. 

Gregorio XIII

El Papa promulgó el uso de este calendario mediante la bula "Inter Gravissimas". Dicho calendario se denominaria calendario Gregoriano. Sin embargo, el calendario Juliano siguió siendo utilizada por en Rusia o Bulgaria hasta principios del Siglo XX y otras aún lo siguen utilizando como es el caso de la Iglesia Ortodoxa Copta originaria de Egipto o la Iglesia Ortodoxa Rusa. El caso es que todavía, dependiendo de la Fe que profeses o el país en que te halles, puedes encontrarte con personas que sigan un calendario u otro ¡Vaya lío!

No hay comentarios:

Publicar un comentario