domingo, 17 de mayo de 2015

Tras las huellas de Merlín

Merlín es la segunda figura más importante del denominado ciclo artúrico, por detrás evidentemente del propio Arturo. Cuentan que fue consejero de Uther Pendragon para serlo posteriormente de su hijo Arturo al que instruyo desde muy pequeño. 


Se considera a Merlín como un mago muy poderoso. Según se cuenta, era capaz de hablar con los animales, de cambiar de forma, de hacerse invisible e incluso cambiar el clima y los elementos. Por supuesto se decía que tenía contacto con diferentes personajes del mundo mágico como las hadas, los gnomos y los dragones. 
Merlín fue el personaje que ayudaría a dirigir Camelot al Rey Arturo, siendo su consejero y posibilitando la unificación de toda Inglaterra. Y ahí es donde entra la leyenda relacionada con Excalibur. 


Según cuentan, había una espada mágica, llamada Excalibur, que se encontraba en una piedra y quien pudiera sacar dicha espada sería por derecho rey de Inglaterra, sumida por entonces en el caos. Merlín llevó a Arturo a la piedra cuando tendría unos 17 años y, a pesar de que muchos lo habían intentado, sólo Arturo pudo sacarla. Los reyes menores lo reconocieron como Gran Rey, fundando posteriormente la ciudad de Camelot. La idea de Merlín era aislarse en el bosque, pero su pupilo lo requirió como Consejero Real, algo que aceptó. 


Con el paso de los tiempos, la historia de Merlín, al igual que la de todo el ciclo artúrico, tiene connotaciones aún mas mágicas y con la llegada del Cristianismo se asociaría a la búsqueda del Santo Grial; la Copa de la Última Cena, pero ¿Existió un Merlín real?


Dejando de lado los misterios acontecidos a su mágica figura, Merlín no es más que una representación del pensamiento asociado a la magia y más comunmente a los druidas, que eran propios de las tierras de Gales y Escocia. Se ha hablado de la posibilidad más o menos cierta de que se basara en un personaje real al que se le añadieron atributos impresionantes, algo que se ha hecho con otros personajes como el propio Arturo y sus caballeros de la mesa redonda. Esta claro que el misterio en torno a esa figura sigue ahí. Lo cierto es que Merlín es uno de los elementos más fantásticos de toda la literatura bretona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario