sábado, 11 de abril de 2015

Raimundo Saporta, un hombre de baloncesto

Quienes no conozcan la gran labor que hizo Raimundo Saporta para el baloncesto, pensaran que no era más que un hombre de despacho con gran capacidad para la cuentas. Sin embargo, podemos decir que sin Saporta no podríamos comprender el baloncesto tanto español como mundial. 


Saporta era sefardí, algo que en su momento oculto debido a que España no reconocía al Estado de Israel y ya desde su juventud se intereso por el deporte de la canasta para el que tenía cualidades, aunque no llego a jugar a nivel profesional. Lo cierto es que también tenía grandes cualidades para la gestión económica, lo que unido a su sapiencia baloncentistica le hizo formar parte del Banco Exterior de España y ser Vicepresidende de la Federación Española de Baloncesto (FEB) con tan solo 22 años.
Su idilio con el Real Madrid llegó en 1952. Ese año, Santiago Bernabéu, Presidente del equipo blanco, se puso en contacto con la FEB para solicitarles un asesor que organizase un torneo de baloncesto, enmarcado dentro de la celebración del 50º aniversario de la fundación madridista Saporta consiguió hacer un cuadrangular con rivales internacionales, alcanzando un éxito de público tremendo, que llevo a obtener unas ganancias impresionante. Bernabéu, asombrado por sus facultades tanto económicas como deportivas, le pidió que formase parte de la directiva del club blanco.


Don Raimundo comenzó como contable, siguio como tesorero y fue el organizador de la sección de baloncesto del equipo blanco. Un equipo que con Saporta en los despachos y Pedro Ferrándíz en el banquillo alcanzo las más altas cotas baloncestisticas. Saporta sería el promotor de la Copa de Europa de Baloncesto, un torneo que aspiraba a convertirse en uno de los más grandes del deporte de la canasta a nivel internacional a modo del fútbol. 

Saporta en el centro, a los lados Luis Molowny y Juan Carlos de Borbón, futuro Rey de España

Lo cierto es que el Real Madrid de Baloncesto acabaría con la hegemonía soviética en dicho torneo y llego a ser uno de los equipos imbatibles tanto en España como en el resto del mundo con grandes de la canasta como Luyk, Brabender, Emiliano, Corbalán, Carmelo Cabrera y tantos otros que formaron parte de un equipo de leyenda. 
Cuando falleció Bernabéu, Saporta era Vicepresidente y, a pesar de ser el sucesor natural de su mentor, no quiso aceptar el cargo de Presidente, dando paso a unas elecciones que ganó a Luis de Carlos. El propio Saporta reconocería porque no acepto tal cargo: "Don Santiago me dijo en una ocasión que a su muerte no aceptara la presidencia. Y eso fue lo que hice. Primero por falta de ambición personal, y segundo, porque me dijo que sufriría mucho en ese puesto".  

 
 
Saporta siguió ocupando puestos de reconocimiento tanto en la FEB como en la FIBA y, tras su muerte en 1997, la Recopa de Baloncesto paso a llamarse Copa Raimundo Saporta en reconocimiento de este auténtico hombre de baloncesto. Uno de los grandes directivos de la historia del deporte español y que dedico practicamente toda su vida al deporte de la canasta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario