martes, 28 de abril de 2015

Los años de la guerra fría

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, el mundo literalmente se dividió en dos. Una de esas partes estaba compuesta por el capitalismo que representaban los Estados Unidos. La otra parte estaba compuesto por el comunismo al ultranza representado en la Unión Soviética, que se había comido media Europa con políticas expansionistas importantes en el viejo continente, que habían sucumbido frente al terror de Stalin cuando hasta antes de ayer se encontraban dominados bajo el yugo nazi. Así muchos países como Polonia, Hungria o Checoslovaquia formaron parte de ese bloque destinado a defender el comunismo en contra de lo que representaban los Estados Unidos. 


Sí bien los Estados Unidos actuaban (o al menos lo querían) como defensores de la Democracia frente al totalitarismo comunista, es cierto que fomento la aparición de grupos armados o el establecimiento de dictaduras anticomunistas para detener el avance soviético. Así vimos como Franco, dictador español que durante poco después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en uno de los baluartes frente al comunismo, llegando a existir diferentes bases estadounidenses en suelo ibérico. 
Lo cierto es que esta época de confrontación se conoció como guerra fría, un término del cual no se conoce su origen específico, pero que ilustra a la perfección unos años en los que sin haber batallas de forma concreta como había ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, lo cierto es que los dos bloques "combatientes" se disputaron su supremacía política, económica, espacial e incluso deportiva. 

Un críminal llamado Josef Stalin

Lo cierto es que más de una vez estuvo a punto de estallar una guerra, que podía haber sido la Tercera Guerra Mundial, dado que los incidentes y acusaciones de espionaje por parte de los dos bandos estaban a la orden del día. El más conocido fue el incidente de Bahía Cochinos en Cuba cuando los Estados Unidos intentaron invadir la zona al descubrir que los soviéticos tenían una gran cantidad de misiles en la zona. 

Crísis de los misiles

El incidente se soluciono diplomaticamente, pero daría lugar al nacimiento de un nuevo periodo: la distensión, señalada por la puesta en marcha del teléfono rojo (la realidad es que era blanco), que era una línea directa entre Moscú y Washington, que aligeraría las comunicaciones en caso de otra crisis.

Kennedy y Kruschev

La historia es que la guerra fría finalizaria (por decirlo de algún modo) con el desmembramiento de la URSS y de sus satélites comunistas como la división de Checoslovaquia en dos Estados (Eslovaquia y República Checa) y la unificación de Alemania, pasando de ser dos Alemanias a una sola por la caída del muro de Berlin. Tan solo nos quedan algunos vestigios del comunismo salido de la guerra fría como China (en teoría es un capitalismo en el sentido económico, mientras es un comunismo en el sentido político) o Cuba. 


Han pasado más de dos décadas desde el final de la guerra fría. Uno años en los que el mundo fue un polvorin, donde habían batallas locales por el control del mundo entre dos bloques irreconciliables. Su resultado fue la caída del comunismo por su aislamiento político, económico y social frente a las bondades de un mundo más globalizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario