lunes, 16 de marzo de 2015

El gran Betancort

Ser guardameta o defensa en equipos como el Real Madrid o Barcelona no debe ser fácil, puesto que son equipos concebidos para atacar. Y un delantero puede fallar un gol y ser muy duro, pero ser un portero o un defensa y cantar te puede marcar de por vida. No fue éste el caso de un hombre que falleció ayer y que desde las Islas Canarias, concretamente de las Palmas, se alzó como uno de los guardametas más sobrios de nuestro fútbol. Les estoy hablando de Antonio Betancort. 


Un hombre que se hizo portero en un equipo como Las Palmas, superando vicisitudes como la de ser suplente del gran guardamenta Pepín que, tras irse al Real Betis, le dio la alternativa a un hombre que destacaba por su agilidad y sobriedad en las salidas. 
Tampoco lo tuvo fácil cuando lo ficho el Real Madrid, ya que tuvo que ser suplente de dos grandes guardametas como Domínguez y Vicente Train y, tras cesión el el Deportivo de la Coruña, se ganó una portería tan difícil como la del equipo blanco. Un equipo con jugadores jóvenes muy preparados, que contaban con grandes nombres como Amancio, Velázquez, Grosso, "Pirri", Zoco y era entrenado por un mito del banquillo llamado Miguel Muñoz. 


De hecho, aparte de las muchas ligas conseguidas, ganaron la Copa de Europa, sin embargo la mala suerte persiguió a Betancort, que no pudo jugar la final ante el Partizan de Belgrado, puesto que se lesiono en el partido de ida de las semifinales ante el Inter de Milán comandado por Luis Suárez. El equipo blanco ganó 1-0 con gol de "Pirri" y un Betancort lesionado durante casi todo el partido y que a duras penas tuvo que jugarlo, puesto que no existían los cambios por aquel entonces. 


Otro gran momento de su trayectoria fue el partidazo que completo con el Manchester United de Bobby Charlton y George Best en la Copa de Europa. Perdieron tan solo por 1-0, pero la mala suerte le persiguió nuevamente cuando quedaron empatados a 3 goles en el partido de vuelta, quedando eliminados, tras haber ido ganando por 3-1.
Sin embargo, sería injusto remitirnos a sus pequeñas desgracias deportivas o personales cuando este gran guardameta consiguió 6 Ligas Españolas, 2 Copas de España y 1 Copa de Europa, aparte de 2 Trofeos Zamora al portero menos goleado. Llegó, incluso a ser internacional, disputando dos partidos.


Un hombre que volvió a su tierra natal para jugar en el equipo de su juventud, Las Palmas, para seguir demostrando su agilidad felinas. Se retiro en un partido en un campo soberbio como el de San Mamés. No termino el partido por lesión y cuando fue sustituido la grada bilbaina y su compañero José Angel Iribar (sobras las presentaciones) le hicieron todo un homenaje lleno de aplausos. 


Un hombre como ese, que dedico toda su vida al fútbol, fallecía ayer y no puedo dejar de pensar que con cada muerte como la de Betancort se va muriendo un poco la memoria de nuestra fútbol. Menos mal que aún nos quedan los homenajes como el del minuto de silencio del Bernabéu para darnos cuenta de lo grande que fueron porteros de la calidad de Antonio Betancort. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario