viernes, 6 de marzo de 2015

Discordía por la invención del teléfono

Hoy en día gracias a la invención de los móviles, llevamos en nuestro bolsillo o bolso una capacidad practicamente ilimitada de hablar con cualquiera. Un teléfono sin el que parece no podríamos vivir, pero que hasta bien entrado el Siglo XX, no fue un aparato prioritario de la mayoría de las familias. Un invento que fue todo un boom dentro de las comunicaciones entre personas que podían estar alejadas miles de kilometros la una de la otra. Sin embargo, la creación de este maravilloso invento, fue motivo de controversia desde su inicio y hasta hace poco perduraba tal polémica. 


La cosa fue así. En 1860, el florentino Antonio Meucci saca a la luz su invento, el "teletrófono". En una demostración pública, la voz de un cantante se trasmitió a una considerable distancia. La prensa italiana de Nueva York, los Estados Unidos, publicó una descripción de dicho prodigio y un tal Bendelari se lleva a Italia un prototipo y documentación para producirlo allí. De ese Bendelari no se vuelve a saber de nada. Lo cierto es que Meucci empieza a ser consciente de que alguien puede robarle la patente. Sin embargo, es incapaz de reunir los 250 dolares que cuesta la patente definitiva y tiene que conformarse con un presentar trámite preliminar de documentación que registra en 1871 y que puede sólo permitirse renovar en 1872 y 1873.

Antonio Meucci

En cuanto tiene el acuse de recibo de Patentes, ofrece una demostración del telégrafo parlante a un empresario, Edward B. Grant, Vicepresidente de una filial de la Western Union Telegraph Company. Cada vez que Meucci trataba de avanzar, se le decía que no había hueco para su demostración, así que a los dos años, Meucci pidió que le devolvieran su material, pero le dijeron que lo habían perdido.
Es entonces cuando entra el inventor Alexander Graham Bell con un invento al que llama teléfono y que parece responder a todos los condicionantes del invento de Meucci. Cuando el florentino se enteró, pidió a su abogado que reclamara ante la oficina de patentes de los Estados Unidos en Washington, algo que nunca sucedió. Sin embargo, un amigo que tenía contactos en Washington, se enteró de que "curiosamente" toda la documentación referente al telégrafo parlante registrada por Meucci se había perdido. 

Alexander Graham Bell

Una investigación posterior puso en evidencia un delito de prevaricación por parte de algunos empleados de la oficina de patentes con la compañía de Bell. El invento y la documentación referente a éste no sólo no se había perdido, sino que había sido utilizado como una forma de corrupción, ya que  en un litigio posterior entre Bell y Western Union, afloró que existía un acuerdo por el que Bell pagaría a la Western Union un 20% de los beneficios derivados de la comercialización de su invento durante 17 años.

Bell en la apertura de la línea de larga distancia desde Nueva York a Chicago en 1892

Meucci interpuso una demanda, que no ganó por la fuerza de un Bell, que se sabía ganador, a pesar de que todas las pruebas apuntaban a que no era el inventor. El proceso se estancó hasta el punto de que no se archivó hasta la muerte de Meucci. Éste falleció pobre, solo y amargado y jamás vio la gloria y el reconocimiento de su talento, chocando de raíz con la fuerza de un país como los Estados Unidos. Sin embargo, podrán pasar los años y morir las personas, pero la injusticia puede tener su fin. Y de hecho, lo tuvo.  
El 11 de Junio de 2002, el Boletín Oficial de la Cámara de Representantes de los EE.UU. publica la Resolución Nº269 por la que se honra la vida y el trabajo de Meucci. En la misma, se reconoce que fue más bien Meucci antes que Graham Bell quien puede haber sido el inventor del teléfono. Por otro lado, reconoce que demostró y publicó su invento en 1860 y concluye con un reconocimiento a su autoría en dicha invención. 


A veces los reconocimientos llegan tarde, pero llegan. Y eso pasó con Meucci, un hombre al que debemos el que podamos hablar con otras personas, que pueden llegar a estar en un punto muy lejano al nuestro. El milagro del teléfono. 

2 comentarios:

  1. Jules Verne anticipó que todo el mundo va a tener un telefono, en su libro 500 millones begún escrito en 1879,pensé que había sido inventado EUA, de cualquier forma fue EUA, donde el telefono se expandió mas rápido que en Europa, no creo que la francia verniana, se supiera mucho del telefono.

    ResponderEliminar
  2. Jules Verne anticipó que todo el mundo va a tener un telefono, en su libro 500 millones begún escrito en 1879,pensé que había sido inventado EUA, de cualquier forma fue EUA, donde el telefono se expandió mas rápido que en Europa, no creo que la francia verniana, se supiera mucho del telefono.

    ResponderEliminar