jueves, 4 de diciembre de 2014

Jesucristo en el arte

Sease una persona cristiana o no, lo que es seguro es que Jesucristo ha sido uno de los personajes más trascendentales de la historia de la humanidad. Sin el no podríamos entender nuestro pensamiento occidental, la configuración territorial de algunos países, nuestra propia era (vivimos en un año determinado Después de Cristo) e incluso muchas leyes se han basado en conceptos cristianos como el de la solidaridad.


Es de reseñar que desde el principio muchos autores, antónimos o no, quisieron plasmar el como desde su propia idiosincrasia veían al Mesías. Así los diferentes artes como la pintura, la escultura, la literatura o el cine intentaron plasmar la idea que tenían de cómo fue físicamente el Hijo de Dios. Ésto implica que la visión que tenemos de él haya variado e función del autor o de la época. Es por eso que propongo hacer un viaje, más o menos resumido, de 2000 años de representación de Jesucristo en el Arte.
Pintura
Las primeras representaciones pictóricas o dibujos que hacían referencia al Mesías eran símbolos secretos como el Ichthys, un pez. El acrónimo significa: Iēsoûs CHristós THeoû hYiós Sōtér; "Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador". 


Existe una representación que, sí bien es anticristiana, refleja a la perfección el desprecio que se sentía en aquellos años hacía los seguidores de Cristo. Ésta es un grafito realizado entre los siglos I y III hallado en una pared cerca del Monte Palatino en Roma. Se cree que fue dibujado por un soldado romano como burla a un soldado cristiano, o por un estudiante del Paedagogium como burla hacia otro estudiante cristiano. El tiene unas unas letras en griego "Αλεξαμενοc cεβετε θεον" ("Alexámenos adora a [su] dios") y muestra un hombre rezándole un personaje crucificado con cabeza de asno.  

Imagen anticristiana

Sin embargo, la representación por antonomasia aquella que pone a Jesucristo como el Buen pastor, aquel que cuida de su rebaño. Como podemos ver el simbolismo inicial era muy evidente. También es destacable la figura de Cristo como legislador. Normalmente se lo representaba muy distinto a la actual visión que tenemos de él, ya que era habitual el ver a un hombre joven sin barba.

El Buen Pastor, que cuida de su rebaño

Las representación más antigua conocida que nos muestra la visión que tenemos del Jesús actual es la delk pantocrátor del Sinaí que se baso supuestamente en la sabana en Odessa en la que se decía estaba la figura de Cristo. Muchos dicen que esta Sabana es la actual Síndone que se haya en Turin. Lo cierto es que a partir de ese momento, las representaciones barbadas son una constante en la historia de la pintura. 

El Pantocrátor del Sinaí

A destacar dos conjuntos pictóricos que tuvieron gran relevancia durante la edad media: el Pantocrátor (su traducción más común es "Todopoderoso"), que nos muestra a un Cristo Rey con una mirada muy dura, que recuerda a la de muchos señores feudales de la época. 


Después están los cuadros de animas en la que Cristo junto a Dios Padre y Espíritu Santo es la figura central. De los Cuadros de Animas podemos irnos a los Juicios Finales del cual el más conocido es el de Miguel Ángel en la capilla Síxtina donde sorprendentemente nos muestra a un Jesús sin barba. 

El Juicio Final de Miguel Ángel

Por otro lado, se representaron varías escenas relacionadas con la vida de Jesús desde la Anunciación hasta su muerte y resurrección. El Renacimiento tuvo mucho que decir en cuanto a la importancia de la Virgen en la vida de su hijo con cuadros maravillosos como el de la Anunciación de Fra Angelico donde se nos contrapone el Si de María al Ángel frente al pecado original de Adán y Eva. 

Cristo de Velázquez

Las crucifixiones han pasado desde el dolor más grande hasta la tranquilidad más increíble como es el caso del Cristo crucificado de Velázquez. Lo cierto es que desde épocas medievales, la imagen de un Jesús barbado y de edad madura  fue la que primo frente al simbolismo primigenio como el del Buen Pastor.
Escultura
La escultura y la pintura beben de la misma fuente y es lógico que la forma de ver a Jesucristo de ambas han coincidido en el tiempo. No obstante, es destacable que hubo escultores y escultores. Y uno de esos grandes fue, sin lugar a dudas, el magnífico Miguel Ángel que, con su Piedad, demostró que sí no alcanzo la perfección, estuvo muy cerca de ella. 


Un ejemplo escultorico reseñable es el Cristo Redentor, también denominado Cristo del Corcovado, en Brasil, que con sus manos extendidas parece abrazar al mundo.


Es de destacar que las representaciones escultóricas de Cristo se han utilizado por motivos profesionales, especialmente la Semana Santa, y es por eso que muchas son las de Cristo crucificado o la de su oración en el huerto de los Olivos. Lo llamativo es que muchas tallas son de autor desconocido probablemente porque fueron encargadas de forma privada por la Iglesia (en el menor de los casos) o particulares (en el mayor de los casos).
Arquitectura
No debemos olvidarnos de los conjuntos arquitectónicos que nos ha dejado el Cristianismo. Desde que los primeros cristianos salieron de las catacumbas, nos dejaron un legado arquitectónico brillante, que nos dio desde una simple Iglesia, pasando por Basilicas y Catedrales. 

Basilica de San Pedro

Muestra de ello tenemos la Basilica de San Pedro en el Vaticano o la Catedral de Notre-Dame en París. Como en todos los artes, nos podemos encontrar de todo en función de las épocas y del arte imperante. No es lo mismo la escultura propia del medievo, que el estilo recargado del Barroco, que primo durante el Renacimiento. Por supuesto, el arte bizantino nos dejo obras de tal calibre que pasan por ser un legado a toda la humanidad.
Literatura
Mucho se ha escrito de Jesucristo y es digno de resaltar los literatos españoles, en especial los místicos como San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Ávila, cuyas obras son una fuente de inspiración para encontrarse con la divinidad. Sin embargo, el conocido como "Soneto" ("No me mueve mi Dios...") es de autor desconocido, aunque muchos apuntan a los propios San Juan o Santa Teresa e incluso a otro Santo San Ignacio de Loyola. 

Santa Teresa de Jesús

Sin embargo, alejándonos de novelas sensacionalistas, Jesucristo ha tenido hueco en la literatura con obras relativamente recientes, que después se adaptarian al cine, como "Quo Vadis?" o "Ben-Hur". Obras que nos muestran a un Jesús o a sus seguidores literalmente confrontados frente a una sociedad en la que tiene más importancia la venganza o la prosperidad que el Amor. 

Lewis Wallace, autor de Ben-Hur

En cuanto a las sensacionalistas destacan obras como el tristemente famoso "Código da Vinci", que aprovechándose de la ignorancia histórica de mucha gente, utiliza medias verdades y medias mentiras para crear un relato fantasioso de un supuesto romance entre Cristo y María Magdalena, algo que fue tratado en otras novelas como "La Última Tentación de Cristo". Ambas fueron llevadas al cine.
Música
Desde el medievo primo la música sacra, que ayudaba a entrar en sintonía en las Iglesias, aunque sería el Siglo XX el que nos traería canciones relaciones de una forma directa o indirecta con Jesucristo.


Grupos como Brotes de Olivo, la Hermana Glenda o Martín Valverde han destacado especialmente dentro del ámbito de la música religiosa durante el Siglo XX y lo que llevamos del Siglo XXI.

La Hermana Glenda

Por otra lado, aunque a veces se pase por alto, es destacable el villancico como arte popular en el que se recuerda el Amor y la Paz asociados al nacimiento de Jesús y la alegría por su llegada.  
Cine
En cuanto al cine, ya publique en su momento dos entrada relacionadas con el tema (Parte 1 y Parte 2), además de otra entrada en la que hacía una lista de sus mejores representaciones en el séptimo arte (enlace), sin embargo hay que destacar que las primeras obras mudas sobre la vida de Jesucristo estaban destinadas a ser utilizadas por misioneras que, mediante imágenes en movimiento, iban explicando cada escena. 


El primer Jesucristo de cine propiamente dicho lo tuvimos en "Intolerancia" de D. W. Griffith, aunque no sería hasta Cecil B. DeMille con su "El Rey de Reyes" el que haría una obra en la que el Mesías fuera el protagonista. 
A posteriori, lo hemos tenido de las formas más variopintas, desde las superproducciones hollywoodienses ("Rey de Reyes" y "La Historia Más Grande Jamas Contada" son un ejemplo), pasando por la independiente "El Evangelio Según San Mateo" del no creyente Pier Paolo Pasolini o la realista "Jesús de Nazareth" de Franco Zeffirelli. 


Es reseñarle lo que hizo el cine mejicano, haciendo ininterrumpidamente películas relacionadas con el Mesías desde los años 40 hasta principios de los 70.
Después hay obras que destacan por su especial simbolismo, mostrándonos que pasaría sí Jesucristo viniera al mundo actual y sí hemos cambiado lo suficiente como sociedad ("Nazarin", "El que debe Morir", "Jesucristo de Montreal", etc.)


Estas y muchas obras han intentado alcanzar o hacernos ver el como cineastas de todo tipo, veían al Salvador.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario