sábado, 13 de diciembre de 2014

Javier Pérez en el recuerdo

Cuando una persona fallece, suele pasar que los vivos tienden a valorar los hechos del fallecido de forma positiva. Craso error, puesto que no hay mejor forma de dar a conocer a una persona, contando tal y como fue con sus aciertos y sus errores: "sus acciones quedan en la memoria de los vivos". Una de esas personas que ahora se valora de forma positiva es Javier Pérez.


Pérez fue Presidente del Tenerife en años de plomo y en épocas muy buenas. Cogió a un equipo hundido en Segunda División B y seis años después llego a clasificarse para la Copa de la UEFA, "quitandole" dos Ligas al Real Madrid (primas aparte). 
Quizá el legado de Javier Pérez fue el dar a conocer a jugadores, que acabarían triunfando no sólo a nivel nacional, sino internacional ¿Qué hubiera sido de los Rommel Fernández, Quique Estebaranz, Cesar Gómez, Redondo y demás jugadores sin la visión de Javier Pérez? ¿Valdano hubiera llegado a los banquillos sí no hubiera sido por el Presidente tinerfeñista?

Toño, capitán del equipo, con el Joan Gamer, y Javier Pérez

Nunca lo sabremos. Lo cierto es que el equipo llego a jugar dos ediciones de la UEFA, alcanzando en las semifinales en la segunda. Pero como todo lo que sube, tiene que bajar, Pérez empezó a hacer cosas incomprensibles, malvendiendo jugadores, fichando otros de muy dudosa calidad y con una deuda creciente. Resulta: la vuelta a la Segunda División.


Retornaría a la Primera División gracias a Bénitez y en contra de una prensa que quería que el Atlético de Madrid subiera a toda costa. Sin embargo, la cosa no fue igual y el equipo descendió. La gente, mucha de la que falsamente lo alaba en la actualidad, lo critico en su momento, hasta el punto de hacer todo lo posible para que se fuera y tuvo que irse. Pérez falleció hace 10 años por un cáncer con tan solo 58 años.


Estos últimos meses llevo oyendo la idea de que debería darsele un homenaje a un hombre, que con aciertos y errores, llego a un equipo deshauciado a las más altas e inimaginables cotas deportivas. Considero de justicia que se haga tal cosa, pero no por parte de aquellos que con razón o sin ella lo criticaron hasta la extenuación y ahora lo ponen por las nubes. Al César lo que es del César. Y Javier Pérez se merece un homenaje, pero no por parte de instituciones, ni siquiera de accionistas que ahora van de falsos. Se merece un homenaje por parte del club (junta directiva actual y jugadores de ayer y de hoy) por el que tanto hizo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario