martes, 21 de octubre de 2014

Zipi y Zape: Travesuras en las viñetas

Sí han habido personajes arquetipicos de una época eso son sin lugar a dudas los Zipi y Zape. Y es que lo que buscaba el gran Escobar en sus historietas (como se llamaba antes a los cómics) era precisamente el parodiar la relación entre padres e hijos, entre el maestro y los alumnos, etc. 


La idea era que los jóvenes de su tiempo, en cierta medida, se sintieran representados por unos Zipi y Zape (uno rubio; otro moreno), que les hicieran reír con sus travesuras que eran severamente castigadas por su padre don Pantuflo (que originalmente se llamo Raguncio Feldespato).

Los primeros Zipi y Zape ¡Quién lo diría!

Y no siempre fueron al cuarto de los ratones. De hecho, recuerdo que en una de las viñetas, dejaba abandonado a los gemelos atados a un poste y con una bomba a punto de estallar. La cosa es que eran tan inverosímiles los castigos, que provocaban más la risa que el horror. A ellos se le unirian la madre doña Jaimita, el profesor Minervo, el guardia don Ángel, su primo el empollón Sapientin y muchos personajes que hicieron más ricas las historias.
 

Tengo que reconocer que a mi Zipi y Zape me pillo muy tarde. Es verdad que leí muchas de sus historias antiguas (¡me encantaron!), aunque yo era más de Mortadelo y Filemón o de los comics-books estadounidenses. Sin embargo, como ya dije, los Zipi y Zape representaron mucho para una España que todavía andaba en una dura posguerra y es que no hay nada como la risa para aliviar las penas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario