sábado, 2 de agosto de 2014

¿Dónde radica el antisemitismo?

En primer lugar, hay que tener muy claro a qué nos referimos cuando hablamos de semitismo. En la actualidad, todo el mundo asocia el semitismo al pueblo de Israel, sobre todo a raíz de las barbaridades ocasionadas por el nazismo contra ese pueblo. Pero este concepto no tiene nada que ver ni con la supuesta raza, ni con la religión. Dicho termino deriva del nombre de uno de los hijos de Noe, Sem, que tras el diluvio junto a su otros hermanos Cam y Jafet tuvieron que repoblar la tierra. Los supuestos descendientes de Sem son los considerados pueblos semitas, que lo único que tienen en común es que su lengua supuestamente deriva de un tronco común. Los antiguos pueblos de habla semítica incluyen a los habitantes de Aram, Asiria, Babilonia, Siria, Canaán, incluidos los hebreos, y Fenicia. Por lo tanto, un árabe es un semita.


El antisemitismo siempre estuvo asociado al pueblo de Israel, generalmente con la base de que ellos habían sido los causantes de la muerte de Jesús de Nazareth y que su pecado pasaría de generación en generación como se nos dice en el Evangelio de San Juan. Eso dio carta blanca a muchos fanáticos cristianos para fomentar en odio y permitir autenticas masacres debido a invenciones sobre la dominación mundial oculta de los judíos (acuerdense de los supuestos protocolos de los Sabios de Sión) o de los libelos de sangre en la Edad Media donde se acuso a los judíos de beber sangre humana o de crucificar a niños como se nos cuenta en la leyenda de Santo  Dominguito del Val.
Hitler y su cuadrilla de asesinos fomentaron el odio aún más sí cabe amparándose en la supuesta superiodidad de una inexistente raza aria, que tenía derecho a masacrar a los judíos, causantes de las desdichas alemanas. 
Ahora que estamos en un conflicto horrendo como el de Gaza, no puedo dejar de sorprenderme como los viejos fantasmas del antisemitismo contra Israel vuelven a florecer. De hecho uno de los comentarios más hirientes y bestias que he leído en el diverso mundo de Internet sobre este tema es que del holocausto se escaparon los malos. Lo que resulta curioso es que desde la izquierda militante y no militante se tome partido por una posición, la musulmana palestina liderada por el grupo terrorista de Hamás, cuando llevan lanzando misiles, no ahora, sino siempre contra el pueblo de Israel, que ha reaccionado de la forma que querían los asesinos de Hamás: desmedidamente y embistiendo miserablemente contra los más indefensos. A Hamás, para la que lo único importante es la propaganda, le importan un bledo que mueran sus inocentes ciudadanos, ya que los estan utilizando como escudo humano.


La gente siempre recurre al odio más primario contra Israel cuando "atacan lo suyo". Un ejemplo lo vimos cuando el Maccabi de Tel Aviv gano al Real Madrid en la Final de la Euroliga. La gran cantidad de comentarios antisemitas hizo que tal cosa fuera denunciada por un colectivo judío en España.
Lo que más me sorprendió es que el Papa dijera en al entrevista de la Cuatro que el antisemitismo radica mejor en la derecha (¿?). Se equivoca. El antisemitismo no radica en ideologías, ni en alguna otra cosa. Radica en la gente estúpida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario