lunes, 28 de julio de 2014

Lo de siempre

Claro. Como lo que más interesa a los españoles son los acuerdos con la Santa Sede, vamos a quitarlos. Como es tan importante decir lo malo que es el PP, vamos a criticarlo. Dejando de lado las ideologías de cada uno (siempre respetables), uno se sienta frente al televisor y ve, aunque sea un poco, el discurso-mitin del nuevo secretario general del PSOE y parece que en vez de avanzar, lo que hace es retroceder en el tiempo.


A la gente le importa bien poco los trabes internos del PSOE, PP o de quien sea. La gente lo que quiere es prosperar. Encontrar la felicidad. Mientras haya una serie de políticos que siguen ahí, a pesar del tiempo, nada cambiara. El nuevo Secretario General todavía no proclamado ya llego con el pie cambiado cuando obligo a los socialistas españoles en Europa a votar en contra de la elección de Juncker, aliandose con los extremismos y ha seguido llamando viejo a Rajoy (Como sí la Regeneración dependiera de la edad), hablando de la tercera vía federal (Como sí eso acabara con el nacionalismo) y de romper los acuerdos con la Santa Sede. El cuento de algunos es como la historia interminable. En lugar de ofrecer una alternativa seria, parece que algunos siempre estan queriendo aliarse con la extrema izquierda, que, por sí no lo sabían, es antidemocrática.
Y en cuando a caras nuevas bastante poco, aunque sinceramente era previsible. Aunque Zapatero no sea desde hace tiempo el Secretario General, parece que esta ahí y es que algunos se olvidan de que los españoles que les votaron en su momento perdieron la confianza cuando se aliaron con posiciones radicales de izquierda. Lo que he dicho muchas veces: Zapatero es un "crack" (irónicamente hablando), ya que se cargo un país y a su partido en siete años. 
La gente dirá: consiguió llevar al PSOE nuevamente al Gobierno. Dejando de lado las circunstancias en las que llego, ni en la época post-felipista han estado tan vacíos de contenido. Y el PP con todo lo bueno o malo que lo esta haciendo, sigue obteniendo la confianza de la mayoria de los españoles. Cuando no se tiene proyecto de Nación, de estructura, económico y de nada pasan estas cosas. Y los que dirigen el PSOE vuelve a caer en lo mismo.
PD: por cierto, cuando hablaba de ser tajante con la corrupción ¿Miraba a Candido Méndez? ¿O a Felipe González?

No hay comentarios:

Publicar un comentario