sábado, 19 de julio de 2014

El eterno Michael Jordan

Cuando esta semana presentaron a Gasol como jugador de los Chicago Bulls, no pudo más que venirme a la mente el recuerdo de aquellos años. Unos años en los que un jugador destaco sobre todos hasta el punto de llevar a un equipo del montón a ser campeón de la NBA. No creo que hagan falta presentaciones. Me estoy refiriendo al gran Michael Jordan.


Los chicos de los años 90, los que empezamos a interesarnos por el deporte en esa década, vimos con admiración como un solo hombre se alzaba por encima de todos dentro del mundo del baloncesto. A ese hombre lo llamaban Air Jordan o el Rey y no era para menos. Mientras que muchos estudiosos del fútbol no se ponen de acuerdo en quién fue el mejor de dicho deporte, los críticos del deporte de la canasta siempre da un nombre para glosar a tan maravilloso deporte: Michael Jordan sin lugar a dudas.


Es cierto que un jugador solo no es nada sin el equipo, pero es que Jordan levanto a un equipo como los Bulls para hacerlo el más grande. Un Jordan, que aún al final de su carrera, tras su primera retirada, volvió a las canchas para decir a todo el mundo que seguía siendo el mejor. 


Hasta seis anillos de la NBA con 10 títulos de máximo anotador, 5 MVP de la temporada, 6 MVP de las Finales, nombrado en el mejor quinteto de la NBA en diez ocasiones para una carrera de leyenda, que alcanzo la excelencia, sí no lo había hecho ya, con dos oros en los Juegos Olímpicos, el primero cuando todavía era un Universitario (Los Ángeles 84) y el segundo formando parte del siempre recordado Dream Team, que deslumbro a todo el mundo (Barcelona 92).


Esta semana fue presentado Gasol por los Bulls, un equipo que ha vuelto a ser del montón, pero que hace ya unos veinte años dejo de serlo gracias al más grande del deporte de la canasta . Gracias a Michael Jordan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario