martes, 29 de julio de 2014

Cuando atacaba Jack el Destripador

Todo el mundo conoce la historia. En 1888 se dieron varios crímenes en el barrio londinense de Whitechapel, teniendo como protagonistas a las prostitutas de la zona, que eran brutalmente destripadas. 


Antes de valorar al supuesto asesino, hay que tener presente que los crímenes en zonas tan deprimidas como Whitechapel eran frecuentes, por lo que no es del todo que no hubiera uno, sino varios "Jacks el destripador". Pero, ¿de dónde viene tal mote?
Este se debió a una serie de notas o cartas enviadas a la policía donde el autor de la misma se identificaba con dicho sobrenombre. En todas ellas firmaba como "Jack el Destripador". Son estas:

"Querido Jefe, desde hace días no dejo de oír que la policía me ha atrapado, pero en realidad todavía no me ha pillado. En mi próximo trabajo le cortaré la oreja a la dama y se la enviaré a la policía para divertirme. No soporto a cierto tipo de mujeres y no dejaré de destriparlas hasta que haya terminado con ellas. El último es un magnífico trabajo, a la dama en cuestión no le dio tiempo de gritar. Mi cuchillo está tan bien afilado que quiero ponerme manos a la obra ahora mismo. Me gusta mi trabajo y estoy ansioso de empezar de nuevo, pronto tendrá noticias mías y de mi gracioso jueguecito..."

"No bromeaba querido jefe cuando le di el chivatazo. Mañana tendrá noticias del «Bueno de Jack». Esta vez, la cosa es doble; la primera chilló un poco y no pude rematarla, no me dio tiempo a quitarle la oreja para la policía, gracias por retener mi última carta hasta que volví al trabajo"

"Desde el infierno. Señor Lusk. Señor le adjunto la mitad de un riñón que tomé de una mujer y que he conservado para usted, la otra parte la freí y me la comí, estaba muy rica. Puedo enviarle el cuchillo ensangrentado con que se extrajo, si se espera usted un poco. Firmado, Atrápeme si puede Señor Lusk"

Muchos hablan de que estas fueron escritas por un demente, que quiso aprovecharse de la desesperación policial ante los sucesivos crímenes a los que no encontraba explicación. El caso es que estos crímenes pasaron a la historia por la supuesta autoría de este Jack el Destripador.


Independientemente de estas cartas, la policía interrogo a infinidad de testigos o sospechosos sin sacar nada en claro. Las víctimas que parecen ser hechas por el mismo autor, dado los rasgos parecidos de los mismos, son Mary Ann Nichols, Annie Chapman, Elizabeth Stride, Catherine Eddowes y Mary Jane Kelly, aunque muchos dicen que pudieron ser muchas más. Es de notar que la atrocidad de los crímenes provocaba en muchos casos el vomito de los propios policías. 


Los sospechosos anónimos o conocidos siempre estan ahí. De los más reconocidos estuvo el escritor Lewis Carroll (autor de "Alicia en el País de las Maravillas" y "Alicia a Través del Espejo") o el cirujano de la Reina, dado el "trabajo" realizado a la hora de acabar con sus víctimas. En épocas recientes se señalo que pudo ser una mujer, la propia masonería o una de grupos religiosos, que rechazaban la inmoralidad de las prostitutas.

¿Quién eres Jack?

El caso es que él o los asesinos han supuesto todo un quebradero de cabeza para los investigadores posteriores, que siguen sin dar con la tecla cuando han pasado más de 100 años desde que atacaba Jack el Destripador.
Sí quieren ver un listado pormenorizado de los sospechosos barajados en el tiempo: Sospechosos-Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario