viernes, 13 de junio de 2014

El Emperador intelectual

La vida en su niñez y parte de su adolescencia no le fue fácil a Tiberio Claudio César Augusto Germánico. Había nacido con ciertos tics nerviosos, a los que se unía su tartamudez crónica y su cojera. Pertenecía a la familia Imperial Romana, siendo hijo del General Druso, hijo de Livia, esposa del primer Emperador de Roma, Augusto. Su padre murió por las heridas producidas en una batalla cuando Claudio era tan solo un bebe.


Desde muy pequeño soporto las burlas de sus compañeros y de su familia, entre ellos los de su propia madre Antonio, que lo despreciaba. Claudio en aquellos años era conocido como el imbécil o el tartamudo. Aunque parezca llamativo, el hecho de que lo consideraran un imbécil lo salvo de múltiples conspiraciones para obtener el poder, algo que afecto muy especialmente a su familia más directa y a la de Augusto que veía como sus herederos iban cayendo uno a uno. Muchos hablan de que sería su propia abuela Livia (recordemos esposa del Emperador Augusto) la que "favorecio" dichas muertes. La idea de Livia sería que Tiberio, su hijo y, por lo tanto tio de Claudio, sucediera al Emperador como así fue.

Augusto, primer Emperador Romano

Ya al final de su adolescencia, Claudio perdió gran parte de su tartamudez y tics nerviosos. En esa época se mostró como una persona intelectualmente notable, algo que era de antes, pero la condición de imbecil que le habían dado le había alejado de la vida pública de Roma. Claudio comenzo a investigar sobre el pasado de su pueblo, así como de la propia República. Claudio, a pesar de lo que sucedería después, era ferviente defensor de la República, al igual que su padre. 
Durante la época de Tiberio pudo ser elegido como Senador, aunque su tio, hombre despota y traidor, considero que no era necesario para tales menesteres. Sin embargo, la llegada de su sobrino Caligula al poder le abriría las puertas de dicha cámara. 
Caligula pasaría a la historia por ser uno de los Emperadores más déspotas y dementes de la historia romana. Dicen que mantuvo relaciones incestuosas con sus hemanas a la que obligo a prostituirse, aparte de que nombro a su caballo senador. Sin embargo, esas historias no estan del todo corroboradas y es probable que fueran invenciones de sus enemigos. 


Claudio, por otra parte, era bien conocido por el pueblo, ganandose el respeto gracias a sus obras que, en cierta medida, pasaron a la posteridad por cimentar lo que era la historia de la Roma antigua, así como sus guerras. 
Caligula, así como la familia Imperial, fue asesinado, siendo Claudio el único superviviente. Cuentan que éste se escondió tras una cortina para que no lo vieran, pero fue descubierto por los pretorianos, asesinos de Caligula, siendo proclamado ante su sorpresa como nuevo Emperador. Nuevamente no sabemos sí esto fue real. Sin embargo, es probable que tal nombramiento se debiera a que consideraran a Claudio un hombre débil, al que manejar facilmente. Algo muy lejos de la realidad.

Descubrimiento de Claudio

El Gobierno de Claudio fue de gran prosperidad en la administración y en el terreno militar. Durante su Imperio, las fronteras de Roma se expandieron, produciéndose la conquista de Britania, algo que había traído de cabeza a sus predecesores. Claudio, además de seguir con su ingente labor historiografica, se tomó un interés personal en el Derecho, presidiendo juicios públicos y llego a promulgar veinte edictos al día.  

Sestercio romano de la época de Claudio

Sin embargo, frente a la Aristocracia no supo competir, ya que no dejaba de ser el mismo Claudio al que antaño habían llamado el imbécil. Un hombre al que consideraban inferior. Sin embargo, hoy en día Claudio es considerado como uno de los grandes Emperadores de Roma junto a Augusto y a los Emperadores Hispánicos Tiberio y Adriano. 
Un Gran Emperador al que a diferencia de otros como Augusto, que centro su lucha en la moralidad romana, y de Tiberio, que se centro en las victorias militares; cultivo la cultura romana a unos niveles nunca vistos. Sin embargo, uno de sus grandes errores, visto lo visto, fue nombrar como sucesor a su hijo adoptivo. Un ser despreciable, equiparable al propio Caligula, que respondió al nombre de Nerón. Pero eso es otra historia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario