viernes, 23 de mayo de 2014

Lecuona para la eternidad

Sería en un viaje para conocer la tierra de su padre donde moriría el gran artista hispano-cubano Ernesto Lecuona. En la isla de Tenerife fallecía uno de los más grandes pianistas y compositores de una Cuba siempre dada a poner en la palestra a grandes artistas.


Ernesto, hijo del periodista canario Ernesto Lecuona Ramos, fue un niño prodigio hasta el punto de componer maravillosas piezas para piano que hacían las delicias de todos. Su aporte a la zarzuela es digna de tener en cuenta, con mención aparte de sus maravillosas canciones dignas de tener en cuenta y que lo encumbraron en la eternidad de la música sinfónica. Su aportación al bolero es resaltable en tanto en cuanto muchas de las melodías existentes nacieron de la cabeza de tal genio creador.


Cabe resaltar que su influencia no sólo llego al ámbito musical. Lecuona tiene el honor de haber sido nominado al Oscar a la Mejor Canción Original por "Siempre en mi Corazón". La escogida fue el gran clásico interpretado por Bing Crosby, "White Christmas".


Lecuona viajo por medio mundo, aunque le quedaba algo por hacer. Eso era visitar la querida isla de Tenerife, tierra de su padre. Sería precisamente por una enfermedad, que se complico, donde encontró la muerte en 1963.  Resulta llamativo, pero parece que el genio Lecuona admirado por medio mundo, sólo podía morir en aquella tierra, que sin haber estado nunca, llevaba en el corazón. Murió el hombre, pero quedo su maravillosa obra para la eternidad.
A continuación, les pongo una lista de las que, en mi opinión, son sus mejores composiciones.

Sus mejores composiciones
1. Siempre en mi corazón


2. Te he visto pasar


3. Siboney


4. Aquella tarde


5. Damisela encantadora


6.  Andalucia


7. La comparsa


8. María la O


9.  Crisantemo


10. A la antigua

No hay comentarios:

Publicar un comentario