sábado, 24 de mayo de 2014

Galdós: el hombre detrás del escritor

La novela hasta bien entrado el Siglo XIX no tuvo gran predicamento en España. Es cierto. El país que vio nacer a uno de los más grandes novelistas de la historia, Don Miguel de Cervantes, no existia la afición por la narración. Pasaron los años y los Siglos y sería otro grande de las letras el que daría el lustre necesario a la novela. Ese grande nació en Canarias y se llamaba Benito Pérez Galdós.


Galdós vivío en una etapa bastante tormentosa en España. Le toco vivir en su infancia un Sexenio Democrático desastroso (Monarquía Parlamentaría y República) y un Reinado Borbónico, que estaba a la gresca con los legitimistas carlistas. El pensamiento galdosiano siempre fue de firme apoyo a la república sin renunciar a su Patriotismo por mucho que despreciara al sistema imperante. 
 

Galdós escribió la serie de los "Episodios Nacionales", serie de relatos en los que de una forma novelada nos contaba el devenir de España durante el Siglo XIX. Don Benito siempre estuvo atento a las narraciones que le hizo su propio padre, Militar de profesión, de aquellos acontecimientos gloriosos y lamentables de una España, que se desangraba por dentro. 


Galdós escribio además obras tan sublimes como "Tristana", "Marianela", "Fortunata y Jacinta" o "Misericordia" en las que como podemos comprobar la mujer tenía mucho protagonismo en ellas y en las que siempre estuvo muy presente su querencia por los ambientes de la Villa de Madrid.


Don Benito murió en los años 20, tras haber perdido la visión, pero con una mente lucida, que lo hacía ser admirado por todos. Don Benito, con sus narraciones y su forma de ser, llevo a la novela a todos su esplendor, enalteciendo el arte de la palabra escrita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario