martes, 22 de abril de 2014

¡Elpidio, Elpidio...!

El prototipo de juez estrella es aquel que actúa por encima de la ley y, para colmo, se cree imprescindible. El juez estrella cree que la ley es una rémora para sus ansias de protagonismo. Eso era Garzón. Pero se ve que algunos quieren seguir esa estela "dorada" que dejo el juez estrella por antonomasia.


Parecía que Pedráz, el aprendiz de Garzón, estaba cogiendo el puesto de su maestro, pero ¡Ay caramba! se le adelantado Elpidio Silva, ese juez que va más allá de Garzón, ya que, al igual que otro juez estrella como un tal Gómez Bermudez, se permite ir a determinados debates de unos canales auspiciados por el anterior Gobierno. Pues resulta que ese ser al que sus padres tuvieron a bien llamar Elpidio, ese ser que ha llegado a decir que es imprescindible para España. Ese ser se sienta en el banquillo por un caso de prevaricación que es igual de grave como el de encerrar por dos veces a una persona sin motivo aparente. Les estoy hablando del tan odiado Blesa, que antes era tratado por todo el mundo como un ciudadano respetable y ahora es un chorizo sin corazón. No discuto que Blesa sea culpable, pero eso no justifica el encarcelamiento de una persona se llame como se llama. 
Flaco favor le hace al "plecaro" juez Silva el hecho de que sectores tan radicales como Izquierda Unida (o Plural, o comunista, ...) hable a su favor, criticando a los jueces. La justicia no es una pantomina como dijo ese señor que se cree tan importante hasta el punto de decir que es un juicio interesado. La justicia no la invento Elpidio, Garzón o Gómez Bermudez. La justicia se invento como sana necesidad de sufragar los costes civiles o morales a una sociedad. No a una parte. Y así vemos como determinados individuos, que para nuestra desgracia, llevan toga, se pasean por determinados canales criticando a la justicia y a la derecha porque, no se si es casualidad, pero todos esos señores que supuestamente quieren hacer justicia, siempre son del mismo sector ideologico y no es que lo escondan, te lo escupen a la cara.
Un juez debe estar por encima de cualquier consideración lejana a la ley, entre ellas la anidmarvesión hacía el sospechoso y, por supuesto, consideraciones políticas. Y parece que Elpidio eso no lo sabe.
PD: el mejor juez se puede equivocar, pero siempre desde el silencio y el compromiso con la ley. Algunos deberían saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario