viernes, 28 de marzo de 2014

Sobre las tablas

Ayer fue el día del teatro y como dejar pasar la ocasión de recordar a aquellos grandes del teatro español, que tantas horas de entretenimiento dieron a tantas personas a lo largo de la historia. Y es que aquí lo que primaba era el teatro. Grandes como Lope, Calderón, Tirso forman parte de la historia de la literatura no sólo española, sino universal.

"No es ciero, Ángel de Amor..."

Y es que sí el teatro tuvo predicamente fue por el alto porcentaje de analfabetismo en España. No hacía falta leer como en la novela, mientras la poesía tenía que ser comprendida para su gran disfrute. Mientras el teatro, estaba ahí. Veías a los personajes moverse, así como disfrutando o sufriendo los avatares de la vida. Sin embargo, obras como "La Vida es Sueño" o "Fuenteovejuna", no eran ni mucho menos simples o fáciles de comprender y es que ponía al hombre como el mismo dueño de su destino. 

Pedro Calderón de la Barca

El teatro y la poesía tuvieron gran predicamento en España hasta finales del Siglo XIX cuando todo empezó a cambiar. No sólo eran los cambios sociales, sino una nueva hornada de literatos que veían en la novela su punto álgido de expresión. No es que antes no existiera la novela, pero algunos miembros de la Generación del 98 y Don Benito Pérez Galdós (par mi, el mejor novelista de la historia después de Cervantes) hicieron que este tipo de obra compitiera con el teatro.

Federico García Lorca

Con la llegada de la televisión y el cine, parece que el teatro paso a un segundo plano, dejándole su sitio a la novela. Eso no quiere decir que el teatro haya muerto y, de hecho, tanto el cine como la televisión han sabido adaptar obras de teatro a la perfección. Ejemplos los tenemos muchos y uno de los grandes dramaturgos del Siglo XX, que vería muchas de sus obras en la gran pantalla fue Tennessee Williams con producciones como "Un Tranvía llamado Deseo" o "La Gata sobre el tejado de Zinc Caliente". 
En España, tuvimos a partir de los años 60, el programa televisivo "Estudio 1", que consistía en la representación televisada de una obra de teatro. Obras como "Don Juan Tenorio", "La Vida es Sueño" o "Romeo y Julieta" se pudieron ver en la pequeña pantalla.


En la actualidad, el teatro como tal sigue de capa caída. La llegada de nuevos canales a la televisión y la no necesidad de que los actores actuales pasen por el teatro son las causas de estos años. Sin embargo, yo como amante de la cultura y literatura, me niego a creer que el teatro, ese que tanto lustre dieron los grandes dramaturgos españoles, desaparezca. Porque allá donde se represente una obra de teatro, se abrirá un mundo inimaginable. El mágico mundo del teatro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario