sábado, 22 de marzo de 2014

Clásicos Inmortales: E.T., el extraterrestre

Hubo una época en la que las películas de extraterrestres estuvieron de moda. Con "Encuentros en la Tercera Fase" se genero una atracción por si estábamos solos en el universo. Spielberg le daría otra vuelta de tuerca a las historias cuando en la gran pantalla nos mostró la amistas entre un niño y un extraterrestre, haciendo de esta obra una de las más tiernas y conmovedoras del séptimo arte. 


Unos extraterrestres llegan a la tierra para recoger muestras de vegetación en un bosque de California. Pero en medio de su tarea, éstos se ven interrumpidos cuando unos coches se acercan, obligandoles a huir. En medio de su huida, abandonan a uno de los suyos.
Posteriormente, En Los Ángeles, se nos presentan a unos adolescentes que están jugando en casa de un chico llamado Michael (Robert MacNaughton), y envían al pequeño Elliott (Herny Thomas) a comprar una pizza. Elliot oye ruidos en el cobertizo por lo que corre asustado. Su madre Mary (Dee Wallace), su hermano y amigos salen a investigar, descubriendo unas huellas que creen que son de coyotes.

Extraños ruidos en el cobertizo

Tras acostarse, Elliott vuelve a oír aquellos ruidos y sale, descubriendo a un extraño ser que se asusta al verlo. Al día siguiente,  afirma que vio un duende, sin conseguir que nadie lo crea, por lo que tratará de atraer al misterioso ser yendo al bosque y dejando un rastro de caramelos.



Por la noche, vuelve al cobertizo donde está el supuesto duende, que le devuelve los caramelos que le dejó. Con ellos lo atraerá hasta su habitación, donde observa que imita sus movimientos. Es cuando comprueba que ese ser es algo más que un ser mágico: es un extraterrestre.
Al día siguiente simula estar enfermo y no va al cole, mostrándoles por la tarde a Michael y a la pequeña Gertie (Drew Barrymore) a su nuevo amigo. El extraterrestre les muestra que viene del espacio, cuando hace girar unas bolas en el aire.

Un increible hallazgo

Al día siguiente, cuando se encuentra en clase, Elliott conecta con el extraterrestre, de modo que cuando este se emborracha al tomar varias cervezas el niño también se emborracha soltando las ranas que iban a diseccionar en ese momento, lo que provoca un alboroto en el aula. También cuando el extraterrestre ve una escena de "El hombre tranquilo" en la que John Wayne besa a Maureen O'Hara, Elliott hace lo mismo con la chica que le gusta.
Mientras, su madre va a hablar con los profesores, la pequeña Gertie comprueba que el extraterrestre asimila las enseñanzas de Barrio Sésamo, aprendiendo a hablar. El extraterrestre le explica en pocas palabras que quiere llamar a su casa ("mi casa"). Desde ese momento, lo llaman E.T.


Construye con varios juguetes un dispositivo para comunicarse con su planeta y, aprovechando Halloween, los chicos sacan a E.T. disfrazado de fantasma y Elliot lo lleva con su bicicleta hasta el bosque, viendo cómo ante lo dificultoso del camino E.T. hace que increíblemente su bicicleta vuele, logrando ponerse en contacto con su planeta.

E. T. quiere ponerse en contacto con su planeta

Como Elliott no regresa a su casa, su madre avisa a la policía, apareciendo finalmente solo y enfermo y le pide a Michael que busque a E.T., al que encuentra casi muerto.
Ya en su casa, Michael le habla de E.T. y de la conexión entre Elliott y el extraterrestre y de que ambos se están muriendo. La noticia llega a oídos de las autoridades. La casa se rodea de hombres vestidos con trajes espaciales que proceden a aislar y esterilizar la casa, creando una unidad médica que nada parece poder hacer por Elliott ni por el extraterrestre, hasta que éste le pide a al chico que se quede. Ambos se desvinculan y Elliott se recupera.


Elliott se queda a solas para despedirse del extraterrestre, pero es, en ese momento, cuando observa que las flores marchitas reviven y el pecho de E.T. brilla, haciéndole entender que van a ir a buscarlo.
Tras ello suben a E.T. a una furgoneta en la que Elliott y Michael se cuelan, poniéndose Michael al frente, llevándosela, para algo más tarde reunirse con sus amigos, y huyendo con sus bicis del acoso policial, aunque finalmente se ven rodeados.
Escapando por el aire

E.T. hará que las bicis salgan volando hasta el lugar del bosque en que les espera la nave espacial. El extraterrestre se despide de sus amigos y en especial del joven Elliott ("estaré aquí mismo", le dice) apuntando con su dedo brillante a su cabeza. 


Una entrañable historia en la que se olvidaban a los extraterrestres violentos o lejanos por un ser amable y acogedor como el de E. T., que encanto a todo el mundo, gracias a la relación tan bonita entre él y un niño humano. Un film superentretenido, que es imprescindible a la hora de hablar del género de ciencia ficción. A destacar la maravillosa banda sonora de John Williams.

Ficha

Dirección
Steven Spielberg
Producción
Steven Spielberg
Kathleen Kennedy
Guión
Melissa Mathison
Música
John Williams
Fotografía
Allen Daviau
Montaje
Carol Littleton
 
Otros datos

País
Estados Unidos
Año
1982
Género
Ciencia Ficción, Fantástico, Drama
Duración
115’
 
Protagonistas

Actor
Personaje
Henry Thomas
Elliott
Robert MacNaughton
Michael
Drew Barrymore
Gertie
Dee Wallace
Mary, la madre
Peter Coyote
Keys
 
Premios 
Oscar

Categoría
Persona
Oscar a la Mejor Banda Sonora
John Williams
Oscar al Mejor Sonido
Robert Knudson
Robert Glass
Don Digirolamo
Gene Cantamessa
Oscar a los Mejores Efectos Sonoros
Charles L. Campbell
Ben Burtt
Oscar a los Mejores Efectos Visuales
Carlo Rambaldi
Dennis Muren
Kenneth F. Smith

Globos de Oro

Categoría
Persona
Globo de Oro a la Mejor Película (Drama)
-
Globo de Oro a la Mejor Banda Sonora Original
John Williams

BAFTA

Categoría
Persona
BAFTA a la Mejor Música
John Williams

David di Donatello

Categoría
Persona
David di Donatello al Mejor Director Extranjero
Steven Spielberg
 
"Mi casa"


Las bicicletas voladoras


"Estaré aquí mismo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario