viernes, 31 de enero de 2014

Genios de la Literatura: Leopoldo Alas "Clarín"

El genero literario conocido como Realismo tuvo muchos hijos, pero los más representativos, sin lugar a dudas fueron Don Benito Pérez Galdós y otro de los más grandes, el cual escribió uno de los libros más reconocidos en habla hispana, "La Regenta". Les estoy hablando de Leopoldo García-Alas y Ureña más conocido como "Clarín".


Leopoldo García-Alas y Ureña nació el 25 de Abril de 1852 en Zamora, España. Su famila procedía de Oviedo, pero cuando su padre fue nombrado Gobernador de la ciudad de Zamora, tuvieron que trasladarse, naciendo Leopoldo en dicha ciudad. Era el tercer hijo del matrimonio.
El que desde su más tierna infancia, Leopoldo oyera de su madre historias sobre su tierra asturiana, hizo que ya desde muy niño, el futuro escritor se sintiera más asturiano que zamorano, lo que no quita que sintiera verdadera pasión por su lugar de nacimiento.
A los siete años entró a estudiar en el colegio de los jesuitas ubicado en la ciudad de León. Leopoldo se adapto desde muy pronto a la férrea disciplina impuesta por los religiosos hasta el punto de ser considerado un alumno modelo. 
En el verano de 1859, la familia regresa a Asturias pudiendo ver por primera vez, in situ, la belleza de su tierra asturiana tantas veces relatada por su madre. Allí se aficiona sobremanera a la lectura gracias a la extensa biblioteca de su padre, pudiendo leer a grandes como Cervantes o Fray Luis de León.
En 1863, Leopoldo ingresa en la Universidad de Oviedo en lo que se llamaban «estudios preparatorios», matriculándose en las asignaturas de Latín, Aritmética y Doctrina Cristiana. Sus notas fueron de sobresaliente.


Para hacer el doctorado se trasladó a Madrid. Esos años fueron de gran inquietud para Leopoldo ya que añoraba a su querida tierra asturiana. Esa época también fue muy intensa para Leopoldo por los frecuentes debates intelectuales a los que asistía, además de que en España se estaba viviendo una época turbulenta que posibilito el fin de la Primera República y el regreso de los Borbones con la llegada al Trono de Alfonso XII.
Leopoldo entraría en un periódico nuevo "El Solfeo". El director del mismo quería que sus colaboradores tomaran su seudonimo del nombre de un instrumento musical. De ahí, Leopoldo tomo su apelativo de "Clarín", que le acompañaria toda su vida literaria. Allí publicaría sus primeros versos. "Clarín" fue un colaborador habitual de publicaciones. Además de en "El Solfeo", escribió en la revista "Asturias" donde se granjearia gran fama. Muchos admiraban su gran pluma, aunque también se granjeo varios enemigos. 
En 1878 obtuvo el título de doctor en Derecho civil y canónico, con la calificación de sobresaliente. Presentó su tesis doctoral sobre el tema "El derecho y la moralidad" en cuya edición puede verse la dedicatorio a Francisco Giner del Río.
Posteriormente se presentó a las oposiciones que en el mes de noviembre se celebrarían en Salamanca para cubrir la plaza vacante de la cátedra de Economía Política y Estadística en la Universidad. Obtendría el primer puesto, Pero había un obstáculo más poderoso que cualquier examen: Queipo de Llano, el conde de Toreno, el cual era Ministro de Instrucción Pública y gozaba de un derecho de elección final del candidato. El hecho de que el Ministro hubiera sido blando de las sátiras de "Clarín" en "El Solfeo", hizo que eligiera al segundo de las oposiciones, desposeyendolo de la plaza justamente asignada. Tal enfado cogió "Clarín" que le envió una carta de protesta al mismo Ministro.


Los años posteriores se dedico tanto a su labor académica como profesor de Derecho Natural como su labor literaria. En su labor académica siempre fue acusado como estricto, aunque tenía una cabeza privilegiada. 
En su labor literaria alumbro diversos ensayos y novelas, aunque su obra más destacada fue "La Regenta". Dicha obra ha sido comparada con Madame Bovary de Gustave Flaubert y Ana Karenina de Leon Tolstoi. En ella se nos habla de un matrimonio de conveniencia en un viejo pueblo de provincias. La obra fue un éxito rotundo por su gran variedad de personajes y por ese realismo tan marcado de su autor. "Clarín" en sus obras siempre tuvo muy presente sus creencias religiosas, aunque eso no quita que tuviera crísis de fe y en algún momento tuviera que buscarse a si mismo y a Dios.

Escultura dedicada a "la Regenta" en la Plaza de la Catedral de Oviedo.

Los últimos años de su vida, fueron realmente duros debido a su enfermedad, aunque todo era más soportable con las muestras de afecto que siempre recibió el buen escritor, entre ellas un agasajo que hubo en León con motivo de su visita. El mismo dijo: "En León pasé horas verdaderamente felices". Sin embargo, su final estaba cerca y así fue. 


Leopoldo Alas "Clarín" falleció el 13 de Junio de 1901 en Oviedo, España, siendo uno de los escritores más respetados de su tiempo. Ese día, cuentan que por la bella Asturias, vieron a un hombre admirar la belleza de su tierra. Era "Clarín", que desde ese mismo momento estaba en el parnaso de los grandes genios de la literatura.
Su vida y obra se puede consultar en: Leopoldo Alas "Clarín"
Puede consultar La Regenta en: La Regenta-Wikisource

No hay comentarios:

Publicar un comentario