sábado, 31 de agosto de 2013

La oda a la Alegría

Uno de los grandes poemas de la historia es el compuesto por Friedrich von Schiller es sin lugar a dudas la famosa Oda a la Alegría, todo un canto a la búsqueda de la felicidad que, según cuentan iba a llamarse Oda a la Libertad, pero el autor decidió cambiar un título puesto que para él aunque el destino del hombre es la libertad, el desarrollo de ese destino desemboca en la alegría. 

Friedrich von Schiller

El texto original es el siguiente: 

hija del Elíseo!
¡Ebrios de ardor penetramos,
diosa celeste, en tu santuario!
Tu hechizo vuelve a unir
lo que el mundo había separado,
todos los hombres se vuelven hermanos
allí donde se posa tu ala suave.

Quien haya alcanzado la fortuna
de poseer la amistad de un amigo, quien
haya conquistado a una mujer deleitable
una su júbilo al nuestro.
Sí, quien pueda llamar suya aunque
sólo sea a un alma sobre la faz de la Tierra.
Y quien no pueda hacerlo,
que se aleje llorando de esta hermandad.

Todos los seres beben la alegría
en el seno de la naturaleza,
todos, los buenos y los malos,
siguen su camino de rosas.
Nos dio ósculos y pámpanos
y un fiel amigo hasta la muerte.
Al gusano se le concedió placer
y al querubín estar ante Dios.

Gozosos, como los astros que recorren
los grandiosos espacios celestes,
transitad, hermanos,
por vuestro camino, alegremente,
como el héroe hacia la victoria.

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses
hija del Elíseo!
¡Ebrios de ardor penetramos,
diosa celeste, en tu santuario!
Tu hechizo vuelve a unir
lo que el mundo había separado,
todos los hombres se vuelven hermanos
allí donde se posa tu ala suave.

¡Abrazaos, criaturas innumerables!
¡Que ese beso alcance al mundo entero!
¡Hermanos!, sobre la bóveda estrellada
tiene que vivir un Padre amoroso.

¿No vislumbras, oh mundo, a tu Creador?
Búscalo sobre la bóveda estrellada.
Allí, sobre las estrellas, debe vivir.

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses,
hija del Elíseo!
¡Ebrios de ardor penetramos,
diosa celeste, en tu santuario!
¡Abrazaos, criaturas innumerables!
¡Que ese beso alcance al mundo entero!
¿Os prostráis, criaturas innumerables?
¿No vislumbras, oh mundo, a tu Creador?
¡Búscalo sobre la bóveda estrellada!
Hermanos, sobre la bóveda estrellada
tiene que vivir un Padre amoroso.

¡Alegría, hija del Elíseo!
Tu hechizo vuelve a unir
lo que el mundo había separado
todos los hombres se vuelven hermanos
allí donde se posa tu ala suave.

¡Abrazaos, criaturas innumerables!
¡Que ese beso alcance al mundo entero!
¡Hermanos!, sobre la bóveda estrellada
tiene que vivir un Padre amoroso.

¡Alegría, hermosa chispa de los dioses,
hija del Elíseo!
¡Alegría, hermosa chispa de los dioses!

Cuando Beethoven tenía 22 años conoció este bello poema y quiso musicalizar el texto, algo que realiza cuando ya esta completamente sordo, siendo el final de su maravillosa 9ª Sinfonía. Beethoven añadió esta bella obra, con algunos cambios, para que fuera cantada por un coro, alcanzando una espectacularidad increíble. 

Ludwig van Beethoven

Este himno u oda llego a tener gran acogida en España cuando fue versionada por Miguel Rios con arreglos del argentino Waldo de los Ríos.
En la actualidad es el Himno de la Unión Europea, siendo así desde el año 1985. A continuación les dejo con la Oda a la Alegría contenida en el último movimiento de la 9ª Sinfonía de Beethoven y la versión cantada por Miguel Ríos.

 Ludwig van Beethoven-Oda a la Alegría


Miguel Ríos-Himno a la Alegría

Los Estados Unidos y sus casus bellis

A lo largo de la historia, los Estados Unidos de América ha utilizado determinadas pretextos (excusas, mas bien) para actuar contra un país o, en el peor de los casos, invadirlo.


Ya en su primera intervención internacional reconocida, ya actuó mediante el engaño. Todo viene a raíz de que los cubanos estaban descontentos por ser una colonia española, lo que aprovecharon los Estados Unidos para ofrecer dinero a España para hacerse con las colonias de ultramar. España se negó y ese país tan "pacifico" aprovecho para enviar un barco de guerra el USS Maine con la supuesta intención de proteger a los ciudadanos estadounidenses en Cuba. El caso es que el Maine exploto y los Estados Unidos aprovecho tal coyuntura para decir que había sido España y, por supuesto, declararle la guerra. Todo se fomento desde los corruptos periódicos que ellos controlaban hasta su misma cámara de representantes donde se hizo caso omiso a la declaración oficial que hablaba de accidente, sobre todo basandose en el hecho probado de que no había peces muertos, por lo que la explosión había venido de dentro.
Ese fue el primer casus bellis (motivo de guerra) por el cual los Estados Unidos intervenía en la guerra. Pero no sería el único. Todavía recuerdan en Pearl Harbor aquel "sorpresivo" ataque de los japoneses que motivo a Roosevelt (si el mismo que se fotografíaba con un tirano llamado Stalin) para entrar en la II Guerra Mundial, cuando hasta ese preciso momento la sociedad estadounidense estaba en contra. Otro motivo de guerra.

De izquierda a derecha: el asesino Stalin, Roosevelt y Churchill

Durante la guerra fría estaba justificado apoyar dictadores para evitar la sangrienta expansión del comunismo. Muchos dictadores estuvieron financiados por los yanki (como vemos un país tan "democrático"), entre ellos Pinochet y, por supuesto, Franquito, del que la prensa española decía que era "el vigía de occidente" porque estaba en constante alerta por el peligro que representaba el comunismo.

Franco y Nixon (si, el mismo del caso Watergate)

La última es acusar a determinados países de tener armas muy peligrosas para la población civil. No estaría tan en desacuerdo con que por lo menos se protegiera a los civiles de dichos países, sino fuera porque los Estados Unidos a colaborado con esas tiranías seculares como en el caso de Saddam Hussein, el cual ha tenido negocios comunes con la familia Bush.

De izquierda a derecha: Ford, Nixon, Bush (padre), Reagan y Carter

A los Estados Unidos sólo les importa ellos y su intereses económicos. Si por sus gobernantes fuera, ardería el mundo con tal de mantener sus privilegios más propios de una tiranía que de una Democracia. Las dictaduras se combaten con Democracia y actuando de forma efectiva contra ellas, no bombardeando a diestro y siniestro en función de sus intereses políticos y económicos. Es hora de que el resto de  países democráticos, se pongan de frente a los Estados Unidos y que les adviertan de que son amigos, pero no aliados incondicionales. Y me parece muy bien que digan que su entrada en la II Guerra Mundial, nos salvo del enemigo nazi porque es verdad. Pero eso no les da carta blanca para hacer lo que les de la gana.

viernes, 30 de agosto de 2013

Genios de la Literatura: H. G. Wells

Si en Julio Verne tenemos a un maestro de la ciencia ficción, en el Reino Unido también nació un hombre que le dio cierto lustre al género, alcanzando unas cotas inimaginables de popularidad, siendo uno de los grandes literatos más prestigiosos de su tiempo. En H. G. Wells se dan tanto intriga como suspense y emoción, Esas gotas, añadidas dentro de un género como la ciencia ficción le hizo ganarse la aceptación de muchos aficionados a naves extraterrestres o inventos imposibles.


Herbert George Wells nació el 21 de Septiembre de 1866 en Bromley, Kent, Reino Unido. Su familia era de clase media-baja por lo que su infancia transcurrió en medio de la pobreza, aunque tenían una tienda donde vendían productos deportivos y de loza fina, llegando a tener un sustento, a pesar de sus condiciones económicas.
Con apenas 8 años, el pequeño Herbert sufrio un percance que sin el saberlo cambiaria su vida. Un accidente hizo que se le rompiera una pierna, quedandose en cama durante un tiempo considerable. Precisamente para que el tiempo no se le hiciera largo y anodino, comenzo a leer libros de la biblioteca local, traídos por su padre. Historia de aventuras o de viajes imposibles debieron ser las lecturas del joven Wells, las cuales le animaron a escribir sus propias historias, dejando volar a su propia imaginación.
En 1877 su padre sufrió un accidente, impidiendo que se ganara la vida como lo hacía hasta ese momento por lo que tanto Herbert como sus hermanos comenzaron a trabajar en diferentes oficios. Herbert llegaría a ser aprendiz de una tienda de textiles entre 1881 y 1883, experiencia que le llevo a escribir varias novelas. En 1883 se matriculo en la escuela de gramática Midhurst de Sussex Occidental como alumno y tutor, donde siguió leyendo con gran entusiasmo.

En su juventud

En 1884 consiguió una beca para estudiar Biología en el "Royal College of Science" de Londres, donde tendría como profesor a Thomas Henry Huxley, donde estaría hasta 1887. En esa época ingresa a un club de debate de la escuela llamado "Debating Society", donde debatían sobre las necesidades de la sociedad. Wells siempre fue un izquierdista convencido, defendiendo con ahínco la lucha de clases tan en voga durante finales del Siglo XIX y que se materializaría de forma sangrienta en el Siglo XX con revoluciones como la rusa. También formó parte de los fundadores de "The Science School Journal", una revista donde dio a conocer sus postulados en literatura y en temas sociales. En ella que vio la luz por primera vez su novela La máquina del tiempo", que en su momento era "Los Argonautas Crónicos". Su interés por la ciencia, como podemos ver, siempre le llevo a utilizar su imaginación para crear sus obras.


Suspendió el examen de geología en 1887, por lo que perdió la beca. En 1890 recibió el título de grado en zoología del Programa Externo de la Universidad de Londres. Sin ingresos derivados de alguna beca, se fue a vivir a casa de una pariente llamada Mary, prima de su padre, donde se interesó en la hija de ésta, Isabel. Entre 1889 y 1890 fue profesor de la "Henley House School" y fue uno de los fundadores de la "Royal College of Science Association", siendo su primer presidente en 1909.


Tuvo una relación con una mujer llamada Rebecca West, la cual duró diez años, teniendo un hijo, Anthony West, que nacería en 1914. Wells contrajo tuberculosis y, debido a ésto, abandonó todo para dedicarse a la escritura, siendo uno de los escritores más prolificos de la historia con más de cien obras.. A Wells se le considera uno de los precusores de la ciencia ficción, como ya dije, junto a Julio Verne, con obras como "La Máquina del Tiempo", "El Hombre Invisible" o la reconocida "Guerra de los Mundos" donde una invasión alienigena amenazaba a la tierra y de la que Orson Welles se encargo de llevar a la radio con las consecuencia de que el público se creyó que era una invasión real. Pero no sólo Welles, sino en otros medios como la televisión o el cine se han versionados muchas de sus grandes obras.

"La Guerra de los Mundos" conmovió y aterrorizo a medio mundo

Muchos cuentan que Wells, al final de su vida, se fue haciendo cada vez más pesimista en cuanto a su creencia de la posibilidad de que la sociedad progresara y se hiciera cada vez más igualitaria, algo que se ve en sus últimas obras como "El destino del homo sapiens" 1945 donde expresaba sus dudas acerca de la posibilidad de supervivencia de la raza humana.
Wells falleció el 13 de Agosto de 1946 en Londres, Reino Unido, siendo uno de los grandes escritores y filósofos de su tiempo, teniendo el privilegio de ser uno de los grandes de la ciencia ficción literaria, siendo capaz de llevarnos a historias imposibles que no reflejaban más que los anhelos y sueños de un hombre que a su vez hizo soñar a miles de lectores en todo el mundo.
Su vida y obra se pueden consultar en: H. G. Wells-Wikipedia 

La creación de la Copa de Campeones Europeos

Un boom llego a la vieja Europa cuando se decidió crear la máxima competición de clubes del continente. Todo vino, a raíz de que los ingleses del Wolwerhampton, tras ganar por 3 a 2 a uno de los mejores equipos del momento, el Honved de Puskas, la prensa anglosajona había "proclamado" a los Wolves como mejor equipo de Europa (como todos saben los ingleses nunca han destacado por su humildad). Para los ingleses significaba más que una victoria, sobre todo tras las abultadas derrotas de su Selección Nacional a manos de Hungría (3-6 en Wembley y 7-1 en Hungría). 
Pero eso no hizo más que abrir los ojos a algunos obre la necesidad de crear una Competición al maximo nivel entre clubes europeos. El que lo propuso fue el Editor de L'Equipe, Gabriel Hanot, el cual no veía con buenos ojos los aires de suficiencia inglesa. 
No era la primera vez que surgía la idea de realizar competiciones entre clubes europeos. De hecho ya habían habido otras competiciones: La Copa Mitropa, creada en los años treinta, donde participaban los equipos del este de europa, y la Copa Latina, que se jugaba en esos años, donde participaban los campeones de los campeones de los principales países latinos (como su nombre indica) que eran España, Francia, Portugal e Italia.

Gabriel Hanot, impulsor de la Copa de Europa

Pero la creación de una competición europea propuesta por Hanot iba mucho más allá, puesto que preveía que participasen todos los campeones de las ligas de Europa (no como la actual Liga de "Campeones" donde participan hasta los terceros y cuartos de España o Inglaterra, por ejemplo). 
En el Hotel Ambassador de París se reunirían los hombres que gestarían la futura Copa de Europa. Entre ellos se encontraba el español Santiago Bernabéu, Presidente del Real Madrid, representando a su país, al igual que otros como Goddet, Director de L'Equipe, Piazzalunga, Sebes y otros tantos más que se reunieron bajo la presidencia de Ernest Bedrignans.

Jonquet (Stade Reims) y Muñoz (Real Madrid), como capitanes, se saludan en la final de 1956

Hubo varías reuniones, hasta que se consiguió configurar una competición que inicialmente se llamo Copa de Campeones Europeos, dejando el termino Copa de Europa para cuando se creara una máxima competición entre combinados nacionales europeos (la actual Eurocopa). La competición además de decidirse por eliminatorias (nada de liguillas o cosas absurdas como en la actualidad), siempre contaría como ya he dicho con los campeones de las diferentes ligas y si, por ejemplo el campeón de Europa no lo era de su liga ese año, iría directamente a la competición, habiendo dos clubes de ese país (en ese caso, el primero y el campeón europeo actual). La final se jugaría a un partido, jugandose al año siguiente en el campo del equipo que gano la edición anterior. Esta norma fue modificada debido al éxito arrollador del Real Madrid, que le llevo a ganar cinco veces seguidas.

El Real Madrid, campeón de Europa cinco veces seguidas

El nuevo torneo se puso en marcha  en la temporada 1955-1956 con una gran expectación que lo convirtio en uno de los mejores torneos del mundo, hasta el punto que en 1957 se dio por terminada la Copa Latina. El primer partido fue entre el Sporting de Portugal y el Partizán de Belgrado en Lisboa con un empate a tres, anotando Martins el primer gol de la naciente competición. 


Una competición que vería como un equipo español, el Real Madrid alcanzaba la fama mundial, merced a que consiguió cinco Copas de manera consecutiva, una de ellas en una final para enmarcar (7-3 al Eintracht de Frankfurt). Esa si era la Copa de Europa. Y no la liguillas, los goles que valen doble en campo contrario o la participación de terceros o cuartos clasificados de sus ligas. Era la Copa de Campeones Europeos.

La hipocresía de algunos

Ahora que parece que es inminente la entrada en el conflicto de Siria de los Estados Unidos de América, me gustaría saber donde están esos pacifistas españoles con tanto "no a la guerra". O han cambiado de mentalidad o lo suyo fue una patraña insufrible.

Obama y Bush: dos caras de la misma moneda

Recapitulemos: los Estados Unidos merced a una información procedente de los rebeldes en Siria sobre utilización de armas químicas (como me recuerda a las armas de destrucción masiva), quiere intervenir el país, incluso antes de que los emisarios de la ONU dicten veredicto. No se por qué, pero esto me recuerda indefectiblemente a la tan mala guerra de Irak e invasión por parte de los Estados Unidos, en este caso presidido por un tipo tan despreciable como Bush. ¿Será esta última, la gran diferencia?
Porque desde que esta en la Presidencia ese ser que tampoco se diferencia tanto de sus predecesoras (Obama), los "progres" españoles no han parado de rendirle pleitesía como si fuese un tipo de Dios o algo así, al que hay que idolatrar. Y claro, como es Obama quien se mete en guerras ajenas, entonces todo esta justificado. 
Eso es lo que más me revienta de algunos. Me parece abominable que alguien puede defender una guerra (la que sea), pero aún más escandaloso y despreciable es que determinados personajillos (algunos viviendo de la subvenciones) hablen de guerras justas o injustas como si eso se pudiera medir. Claro, la cosa es que quien se mete en guerras, sea de nuestra cuerda ideológica o tengamos algún punto en común. Y si para que nuestro partido de cabecera (PSOE), tenemos que hacer uso político y partidista de algo tan grave como un atentado en plena jornada de reflexión, se hace porque no pasa nada., porque a nosotros se nos permite de todo en este país de ciegos llamado España.

¿Donde estan los Bardem, Toledo, Almodovar y los que hablaban de que la guerra era mala?

Lo tremendo del tema es que parece que el perro fiel de los Estados Unidos, Inglaterra, le ha dado calabazas, ya que el señor Cameron, Primer Ministro inglés, cometió el "error" de pedir permiso a su Parlamento, siendo rechazada sus intenciones de meterse en el conflicto sirio, siendo desaprovado por los laboristas, los mismos que si aceptaron ir a Irak (parece que también hay mucha hipocresia en nuestra "amiga" Inglaterra).
Pero que no se preocupen los "progres" de este país porque Hollande, ese otro "totum revolutum" de la izquierda española parece que quiere meterse en esa guerra porque se ve que estaba aburrido y ya que su popularidad no es que vaya en picado, sino que ha tocado fondo, por lo menos quiere ser recordado por haberse metido en un conflicto belico que ni le va, ni le viene.

Holande, otro que tal baila

Así es como se las gasta la izquierda no ya sólo en España (hipocritas), sino en el resto del mundo, ya que parece que según les convnga hay guerras buenas y malas (no se engañen: todas son malas). Allá ellos. Eso pesara en su conciencia.

jueves, 29 de agosto de 2013

Agustín y la constante búsqueda de Dios

La vida de Agustín fue una constante búsqueda de Dios. Una búsqueda que en ocasiones le llevo a la frustración por no entender todos los misterios relativos a Dios. De su madre cuenta que conoció por primera vez a Dios, puesto que Mónica, que era así como se llamaba, representaba la bondad personificada. 


Agustín destacó en el estudio de las letras. Resalto en literatura, especialmente la griega clásica y destacaba por su gran elocuencia. Sus dotes como orador eran conocidas. Durante su época de estudiante en Cartago se dedico al teatro. Grande era su fama en la zona, pero ésta no le llegaba al alma y sentía como si le faltara algo. Su vida disoluta y distraida fue motivo de una fuerte crítica por parte del propio Agustín años después.
Durante esos años, el joven Agustín conoció a una mujer con la que mantuvo una relación durante catorce años, teniendo un hijo: Adeodato.

Agustín y su madre

En su búsqueda de la verdad absoluta, Agustín pasó de una escuela filosófica a otra sin encontrar las respuestas deseadas. Fruto de ésto, abrazó el maniqueísmo creyendo que encontraría un modelo según el cual podría orientar su vida. Finalmente, decepcionado, abandonó dicha doctrina porque considero que era una doctrina simplista que apoyaba la pasividad del bien ante el mal.
Sumido en una gran frustración personal, partió hacía Roma, la capital del Imperio romano. En Roma enfermó. Se restableció y gracias a su amigo y protector Símaco, Prefecto de Roma, fue nombrado "magister rhetoricae" en Mediolanum (la actual Milán).
Su búsqueda insaciable de Dios le llevó a convertirse al Cristianismo. En Milán se produjo la conversión: comenzó a asistir como catecúmeno a las celebraciones litúrgicas del obispo Ambrosio, quedando impresionado por sus predicas. Es por eso que decidió romper definitivamente con el maniqueísmo, abrazando el Cristianismo, alegrando a su devota madre, la cual había viajado a Italia y que se encargaría de buscarle un matrimonio acorde, ya que en la relación con la madre de su hijo no iba hacía ningún lado. Sin embargo, decidio dedicarse al ascetismo, olvidandose de todo placer terrenal, tras conocer los escritos neoplatonicos, muy en voga durante esa época entre los Cristianos.
Ambrosio de Milán le ayudo a interpretar el Antiguo Testamento, así como a encontrar en la Biblia la fuente de la Fe. Agustín, tras su conversión, se dedicó a la meditación y al pensamiento Cristiano. Muy celebre es la leyenda que cuenta que reflexionando sobre el problema de la Trinidad, se encontró con un niño el cual hizo un agujero en la playa y lo llenaba una y otra vez de agua del mar. Agustín le preguntó al niño que por qué hacía eso. El niño le dijo que intentaba llenar el agujero con toda el agua del mar. Agustín le dijo que eso era imposible y el niño, que en realidad era un ángel, le dijo que más fácil era llenar el agujero con todo el agua del mar que para ti endender el Misterio de la Trinidad. Como toda leyenda, no sabemos si es verdad, pero, aún así, refleja lo que es toda la vida de Agustín: la constante búsqueda de los Misterios de Dios.

Agustín y el niño

Cuando llegó a Tagaste, vendio todos sus bienes, repartiendolos entre los pobres. Se retiró con unos compañeros a vivir en una pequeña propiedad para hacer allí vida monacal.
Posteriormente viajó a Hipona para buscar a un posible candidato a la vida monástica, pero en una celebración litúrgica fue elegido por la Comunidad para que fuera ordenado Sacerdote.. Agustín aceptó, tras resistir, esta elección, con lágrimas en los ojos, viendo la admiración que por él sentían. Dos años después se le consagraría como Obispo.
La vida literaria sobre temas relacionados con los Misterios de Dios, así como es de destacar su predicación, la cual es tenida muy en cuenta por todo aquel que lo oye. Agustín destaco por su pensamiento lleno de grandeza, buscando la constante búsqueda de la verdad. Su lucha contra las herejías es de destacar en una época en que eran muy habituales y en las que durante su juventud perteneció a una de ellas (recordemos el maniqueismo).


Agustín murió en Hipona durante el sitio al que los vándalos de Genserico sometieron la ciudad durante la invasión de la provincia romana de África. Moría un hombre extraordinario que siempre busco a Dios y que en su juventud conoció la maldad, así como las bajas pasiones y que, sin embargo, su constante búsqueda de la Verdad le llevo a ser un hombre maravilloso, hasta el punto de ser Santo, Padre y Doctor de la Iglesia Católica, alcanzando el Amor y la Paz propia del seguidor de Cristo y es que ya lo decía San Agustín: "La medida del amor, es amar sin medida".

Clásicos Inmortales: Nosferatu, Una Sínfonia del Horror

Si ha habido una película aterradora en la historia del cine, la película engendrada por Murnau merece estar en el ranking de honor porque aún hoy Nosferatu, una Sínfonia del Horror significa un antes y un después, dentro del mito del vampiro, al que el director alemán doto de vida propia, si bien quiso hacer una versión de la celebre novela de Stoker, "Drácula", pero para no tener que pagar derechos de autor, quiso hacer su propia película de vampiros, realizando diversos cambios con respecto de la novela, tanto de argumento (cambiando el título), personajes y de localización geográfica. Además, en esta película se destaca por utilizar decorados naturales, algo muy poco habitual en los inicios del cine mundial y en concreto del expresionismo alemán (donde se situa esta obra) muy dado a los decorados estridentes como por ejemplo en "El Gabinete del Doctor Caligari".

 
Thomas Hutter (Gustav von Wangenheim) es un empleado de una compañía inmobiliaria en Wisborg, Alemania, el cual vive placidamente con su esposa Ellen (Greta Schröder). 

Thomas Hutter y su esposa

Un día su extraño jefe, Knock (Alexander Granach), recibe una extraña carta escrita con símbolos que reconoce como los del Conde Orlok (Max Schreck), quien desea comprar una casa en en la ciudad. Knock envía a Hutter a los Cárpatos para concretar con el Conde Orlok la venta de la casa con promesas de llegar a hacer un gran negocio, si consigue venderle la casa al noble. Hutter deja a su esposa Ellen en casa de su amigo Harding (Georg H. Schnell) y se embarca rumbo a la tierra de los fantasmas.


Cerca de su destino, Hutter se hospeda en una posada en la cual menciona que se dirige a ver al Conde Orlok. Todos los presentes se aterrorizan con sólo oír el nombre del Conde y tratan de convencer a Hutter de que no vaya. Hutter achaca el miedo de los habitantes de la zona a supersticiones ancestrales. En su cuarto encuentra un libro sobre vampiros el cual tilda nuevamente de supersticiones sin fundamento. Al día siguiente parte hacia su destino. Un cochero contratado lo lleva hasta el bosque que rodea el castillo, pero se niega a cruzar el puente que conduce hacia éste. Inmediatamente, aparece un cochero misterioso que se identifica como el del Conde. Éste lo lleva a una velocidad increíble. El cochero lo deja en el misterioso castillo.

El misterioso cochero

Se puede decir que es la primera vez que Hutter tiene miedo. En la puerta es recibido por el Conde Orlok quien le invita a cenar. Mientras Hutter come, éste se dedica a leer la carta de parte de Knock. En ese momento, Hutter se corta el dedo y Orlok trata de chuparle la sangre, pero es detenido por el crucifijo que portaba en el cuello y que le dejaron los aldeanos que se encontro en la posada. Hutter se queda finalmente dormido y al despertar amanece con dos pequeñas insiciones en el cuello que atribuye a los mosquitos. El Conde firma los papeles, aunque su aspecto produce desasosiego en Hutter y más cuando Orlok ve una foto de Ellen, diciéndole a Hutter que tiene un cuello bonito.

El primer encuentro entre Hutter y el Conde

Conforme avanza la noche, Hutter se esconde en su habitación, pero la puerta es abierta por Orlok, quien entra. Al mismo tiempo, Ellen es descubierta caminando dormida y cae en un estado como de coma precisamente después de gritar el nombre de su esposo. El grito provoca que Orlok deje de lado a Hutter.


Hutter sospechar que el Conde es un vampiro, algo que se confirma cuando lo ve en un ataúd que posteriormente es llevado a un barco con destino Wisborg, cuyos tripulantes van desapareciendo uno a uno y su capitan, el único tripulante vivo se estrella. La llegada del vampiro desata una plaga de ratas, provocando la peste en la zona. Knock, jefe de Hutter y realmente siervo del vampiro, enloquece y es internado en un manicomio.
Hutter aún enfermo por los hechos acontecidos en el castillo maldito decido volver a su ciudad y así detener al Conde. A su llegada se reune con su esposa, que esta muy preocupada y su preocupación se torna en miedo, tras los sucesos que le narra su marido. Del libro de vampiros, ambos aprenden de que una mujer de corazón puro, la cual debe entregarse antes de que cante el gallo sera capaz de acabar con el vampiro. La influencia del vampiro sobre Ellen se hace notoria.


Durante la noche, el Conde se dirige hacía Ellen (espectacular la escena de la sombra del cadavérico vampiro subiendo las escaleras), pero irremediablemente se hace de día, muriendo Orlok y acabándose de esta forma con la plaga.
La cinta represento un éxito mayúsculo en su estreno, pero el que la viuda de Stoker, Florence, se enterara del estreno de esta obra basada en la obra de su difunto marido, le trajo más de un quebradero de cabeza a Murnau. Florence emprendió acciones legales y acabo ganando, decretandose que se destruyeran todas las copias y negativos de la obra.

La aterradora sombra del vampiro subiendo las escaleras

Afortunadamente, la cinta llegó a traspasar las fronteras alemanas para acabar en los Estados Unidos, aunque muchas eran copias de mala calidad o copias de otras copias. No obstante, es de agradecer que los últimos avances en materia de cine posibilitaran que se hiciera una remasterización de esta gran obra, hasta el punto de restablecerla tal como se concibió en un inicio.
En cuanto a la palabra "Nosferatu" mucho se ha escrito, aunque no se sabe exactamente de donde proviene. Ya aparece en "Drácula" como sinónimo de "no-muerto", aunque se le han dado otros significados, todos ellos relacionados con el vampirismo.


Es de destacar la especacular interpretación de Max Schreck como vampiro, la cual aún sobrecoge. Es tan realista que llego a correr el rumor de que Schreck era un vampiro que el mismo Murnau había contratado (Schreck significa susto o miedo en alemán). No son más que fabulas. El actor alemán tiene una basta filmografía, esencialmente como secundario. Para saber más sobre Max Schreck les remito a la wikipedia alemana. 
Para la historia queda la primera película sobre vampiros, una película espectacular con unos decorados naturales fantasticos. Pelícual que represento todo un avance dentro de la estetica del cine.

Ficha

Dirección
F. W. Murnau
Producción
Enrico Dieckmann
Albin Grau
Guión
Henrik Galeen
Fotografía
Fritz Arno Wagner
Escenografía
Albin Grau
Vestuario
Albin Grau

Otros datos

País
Alemania
Año
1922
Género
Terror
Duración
94’

Protagonistas

Actor
Personaje
Max Schreck
Conde Orlok
Gustav von Wangenheim
Thomas Hutter
Greta Schröder
Ellen Hutter
Alexander Granach
Knock
Georg H. Schnell
Harding
Ruth Landshoff
Ruth
John Gottowt
Profesor Bulwer
Gustav Botz
Profesor Sievers
Max Nemets
Capitán del barco

Corte en el dedo

 
El barco maldito

 
La sombra del vampiro