lunes, 2 de diciembre de 2013

Aquel gol de Rubén Cano con la canilla

Corría el minuto 60 de partido, cuando Asensi intercepta un despeje de un defensa y se le da a "Juanito". Éste viendo la llegada por banda de Cardeñosa, le da un paso larguisimo. Tan largo que parecía irse por la linea de fondo. Probablemente, Cardeñosa nunca corrió tanto para llegar a un balón que ya todo el mundo daba por perdido, entre las la defensa que no sigui la jugada. El caso es que de forma milagrosa consiguió centrar bombeado al área donde Rubén Cano, mitad con el empeine, mitad con la canilla, metía el gol que certificaba el pase de la Selección España al Mundial de Argentina de 1978.


Hasta ese momento, y después, el partido se había convertido en una batalla en la que los jugadores yugoslavos con sus malas artes, intentaban destruir el juego español: golpes, patadas, tirones de pelo... un sinfín de ingominias que tuvieron como primera víctima a "Pirri" que merced a una entrada por detrás, tuvo que salir del campo. La lesión no dejo lugar a dudas, y lo dejo en el dique seco durante varios meses de baja.

Formación española

El caso es que ese gol lo único que hizo fue hacer el juego más brusco, si cabe. Sabían los yugoslavos que a España le bastaba con el empate y ya que no se podía ganar con juego, se ganaba en faltas, la gran mayoría violentas, en connivencia de un arbitraje lamentable. Pero no sólo los jugadores balcánicos se comportaron como salvajes, sino la grada misma, que ya había calentado el partido desde mucho antes, le lanzo un botellazo a "Juanito", que, eso sí, les había lanzado un gesto antideportivo con el pulgar hacía abajo.


El partido acabo con victoria y fue todo una gran fiesta, a pesar de las magulladuras. Hoy nos parece casi de ley que España vaya a un Campeonato Mundial, pero en aquella época no lo era tanto. Había menos Selecciones y las cosas no estaban claras. De hecho, hasta ese momento España llevaba doce años sin ir a una fase final mundial y es precisamente desde ese momento, cuando el Combinado Hispano nunca ha dejado de ir. La mala racha acabo y empezó una muy buena con aquel gol imposible de Rubén Cano.

La batalla de Belgrado

No hay comentarios:

Publicar un comentario