sábado, 12 de octubre de 2013

La grandeza de la Benemérita

Ha pasado mucho tiempo desde aquel 13 de Mayo de 1844 en el que fue creado un cuerpo militar, uno de las más queridos por todos los españoles, por el Inspector General Militar (de ahí el carácter del mismo) Francisco Javier Girón y Ezpeleta Las Casas y Enrile, II duque de Ahumada y V marqués de Las Amarilla.


El nuevo cuerpo nació con el objetivo de acabar con los gravisimos problemas generados tras la I Guerra Civil Carlista, en una época en la que los pronunciamientos contra la Monarquía Borbónica estaban a la orden del día, bien por los insurrectos carlistas, bien por los republicanos utópicos. Es evidente que el nuevo cuerpo tenía vocación de proteger a sus conciudadanos, algo que ha sido una constante a lo largo de su historia.
Las primeras actuaciones pasaron desde el bandolerismo creciente en zonas rurales de la Península Ibérica hasta ya a finales del Siglo XIX contra el anarquismo que se llevaría la vida de Cánovas e iniciado el Siglo XX de Canalejas y Dato, todos ellos Presidentes del Gobierno en funciones.

Primera fotografía conocida, tomada a un Guardia Civil en Reinosa

La Guardia Civil, además de defender a los desamparados, destaco por su fidelidad a la Monarquía, aunque en épocas republicanas nadie se atrevió a deshacerse de ella, dado su evidente compromiso con los españoles. El cuerpo adquirió el título de "Benemérita" al serle concedida al Instituto la Gran Cruz de la Orden Civil de Beneficencia, con distintivo negro y blanco, en reconocimiento oficial por los servicios prestados a la sociedad por Real Decreto número 2.088 de 4 de octubre de 1929.

Diploma de la concesión de la Gran Cruz de Beneficencia a la Guardia Civil

Sin embargo, la Guardia Civil tuvo épocas oscuras en las que era dirigida por gente perversa, la cual sólo buscaba ejercer su poder dentro del cuerpo. El primer caso fue el de José Sanjurjo, Director General, el cual inicio una intentona de golpe de Estado contra un Gobierno incapaz y radical que había fomentado la quema de Iglesias y conventos, además de quitar galones a aquellos militares que no estuvieran conformes con el régimen. Sanjurjo inicio una intentona bastante cutre que apenas duro unas horas. El Gobierno saliente lo condeno a muerte y después le quito dicha pena por la cadena perpetua. El Gobierno entrante lo exiliaría. 
Pero sin lugar a dudas la época más triste de la Guardia Civil tuvo lugar durante los largos años de franquismo. Para definir a la Guardia Civil de la época se me ocurren muchas palabras, no precisamente bonitas, pero la que más entra en consonancia es la de perro de presa. Si, los Guardias Civiles se convirtieron en perros de prensa de Franco, a los que controlaba a su antojo. Muchos temían a la Guardia Civil, sobre todo en la posguerra, dado que cualquiera podía ser interrogado, llevado preso o encarcelado por motivos políticos o de cualquier índole. 
En el inicio del régimen dictatorial, la Guardia Civil combatió a los maquis, aquellos republicanos que todavía combatían en las montañas y, por supuesto, a aquellos sujetos que podían ser "peligrosos" para la dictadura. Ya en los 50, se dedicarían a regulación de tráfico, siendo una de las muchas actividades de este cuerpo hasta la fecha.
Desde la creación de los asesinos de ETA, la Guardia Civil sufrió sus consecuencias, algo que perduro en la memoria de los españoles que veían con autentico pavor como esos servidores suyos, defensores de la Ley morían en acto de servicio por unos personajes sanguinarios, algo que fue aún más dramático cuando llego la Democracia a España. La Guardia Civil siempre ha combatido a esos terroristas.
Sin embargo, con la llegada de la Democracia la Guardia Civil se adapto a los tiempos, al igual que otros cuerpos, aunque algunos no querían de ahí varios intentos fallidos de golpe de Estado. Ya en los 80 fue nombrado por el Gobierno liderado por el PSOE el afín Luis Roldán como Director General, el primer no militar que ostentaba el cuerpo, que no sólo lo hizo mal, sino que encima robo a la misma Guadia Civil, estando involucrado en el caso de corrupción que se conoció como "Caso Roldán".

Escudo de la Guardia Civil

Han pasado muchos años. Los han dirigidos personajes respetables y gente de la peor calaña, pero lo que importa es que la Guardia Civil desde aquel lejano 1844 siempre ha tenido vocación de proteger a los ciudadanos españoles. Por eso no puedo más que gritar ¡Vva la Benemérita! ¡Viva la Guardia Civil!
A continuación, les dejo el himno del cuerpo de la Guardia Civil.

Himno de la Guardia Civil

No hay comentarios:

Publicar un comentario