jueves, 31 de octubre de 2013

A vueltas con Franco

Todavía a pesar de lo que dicen los datos macroeconómicos estamos en crisis, con una tasa de paro altísima y la posibilidad de mejora del país a nivel económico y social sigue muy lejos. Entonces, ¿Qué propuesta se le ocurre el grupo socialista llevar al congreso? La exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos.


Me gustaría recordarles a esos antifranquistas de cartón que ellos estuvieron gobernando catorce años con Felipe y siete con Zapatero y en ningún momento hicieron tal propuesta, pero es que para un socialista no hay nada como estar en la oposición y proponer cosas que en ningún caso harán en el Gobierno. Ejemplos hay muchos: propuesta de cambio de la constitución para que España sea un país federal, impuestos altos para las grandes fortunas y otras de tal calibre, entre ellas las del dictactor Franco, jefe del Estado Español durante casi cuarenta años.
Tiene gracias que la gran mayoría del grupo socialista, al igual que otros se declaren antifranquistas cuando muchos no vivieron tal época, afortunadamente, y los que la vivieron fueron complices necesarios de muchas afrentas. Todos ellos son antifranquistas de cartón. De cartón porque no se puede ser anti algo que paso hace cuarenta años. Yo, que no viví para mi suerte tal régimen no puedo declararme antifranquista porque no lo viví. Puedo declararme Demócrata y estar en contra de cualquier régimen dictatorial existente como Cuba, algo que, les recuerdo, muchos diputados se niegan a hacer. Después están los del otro grupo que son antifranquistas después de que el viejo falleciera. Me gustaría recordarles que el único partido existente en época de Franco era el Partido Comunista, al cual podríamos definir como el Partido Contra Franco porque en él había gente tan diferente como comunistas, monárquicos, liberales, algún socialista, etc. El PSOE no existió durante gran parte de la dictadura, hasta que ya se veía con claridad que el dictador iba a fallecer. Muchos de esos que se llevan las manos a la cabeza por ver al dictador en ese mausoleo, fueron colaboradores necesarios hasta tal punto que uno de sus gurus ideológicos, un tal Juan Luis Cebríán, el jefe de ese periódico tan "plural y que vive del dinero del Estado" como "El País" fue director de los informativos de TVE en pleno régimen. Muchos de esos antifranquistas de cartón se avergüenzan de que sus padres o abuelos fueran alcaldes, procuradores en cortes y otros cargos durante la dictadura, algo despreciable ya que no hay nada más indigno que avengorzarte de un familiar y más cuando tu muchas veces por ser hijo o nieto de quien eras te beneficiaste de la posición familiar porque tu familia era franquista o falangista.
Si me preguntan mi opinión, me da igual que Franco este o no este en el Valle de los Caídos porque ahora mismo estamos en otra cosa y es en sacar al país adelante y afrontar el desafio secesionista que viene desde algunos sectores de Cataluña. Me parece bien, como es lógico, que los padres o nietos de fallecidos durante la guerra civil puedan encontrar y dar honrosa sepultura a sus familiares, pero intentar dividir a la sociedad española, tan proclive a ello, en buenos y malos me parece horroroso e irresponsable y más sabiendo lo terrorífico de algunas épocas en la que se defendían determinadas cosas no por amor a España, sino por odio al que no opinaba como uno. Yo no soy antifranquista, ni antiestalinista, ni antinazi, ni nada de eso. Yo soy español y demócrata. Lo que deberían es de preocuparse de los vivos y menos de los muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario