sábado, 3 de agosto de 2013

Ser consecuente con nuestros actos

La tragedia en Santiago fue terrible. Nadie discute esa premisa. Por eso, siempre la solidaridad del pueblo hispano estará siempre con unas familias que están sufriendo lo indecible por la perdida de sus seres queridos.
 

Pero hay otra persona que esta sufriendo. Porque si hay un dolor más fuerte que el físico es el mental o moral. Me estoy refiriendo al maquinista. Sabiendo que fue un desgraciado fallo humano, nunca se quitara de la cabeza el dolor tan grande que ha causado. Pero, a pesar de todo, me quito el sombrero, ante esa persona. No se cuales son sus virtudes o sus defectos, pero hay algo que reconocerle: su honradez. En ningún momento achaco el fallo a algún supuesto sistema que fallara o a la llamada de teléfono, del todo inoportuna. "Fue un fallo humano" o "esas vidas pesaran sobre mi conciencia" fueron las primeras palabras que dijo, algo que reitero al juez. Es digno de admirar porque alguien supo reconocer su error, aunque éste resultara fatal. Enseguida fueron los sindicatos de maquinistas a "advertir" de que si fallo esto o aquello, pero el implicado fue coherente con sus acciones y afirmo lo que había dicho: "fue un error mio". 
No se como se sentirán las familias, pero dentro de la desgracia deberían al menos agradecer al hombre por admitir su error, algo que deberían de hacer otras personas con determinadas responsabilidad (políticas, me refiero). Porque es verdad que el Génesis dice cuando Dios echo a Adán y Eva que "les dio a elegir entre el bien y el mal", pero también el mismo Jesús dijo "Que vuestro si, sea si; que vuestro no, sea no" y el maquinista en un acto de humildad asumió las culpas. No se cuántos años le caerán, pero independientemente de eso ha demostrado que dentro de la desgracia provocada, tuvo la dignidad necesaria para asumir sus culpas, diciendo que iba a una velocidad excesiva. Ojala, algunos tengan la dignidad de reconocer sus errores, cuando éstos han producido tantos daños. Porque ya lo decía San Agustín: "Errar es humano, persistir en el error, diabólico".

No hay comentarios:

Publicar un comentario