miércoles, 10 de julio de 2013

Los amores de Iballa y Hernán Peraza

Cuentan que la Reina Isabel de Castilla estaba celosa de Beatriz de Bobadilla, la cual, por lo visto, había enamorado al Rey Fernando. Por ello, aprovecho la visita del Conde de la Gomera, Hernán Peraza, a la Corte para informar a los Reyes de la muerte de Juan Rejón, para que se casara con la joven y alejar al Rey de tentaciones carnales. 

Torre del Conde
Pero Hernán Peraza tenía otras pretensiones. En la isla de la Gomera había una bella joven de nombre Iballa. La hermosura de la joven era tal que todo aquél que la veía se quedaba prendada. Y Hernán Peraza no era menos. Muchas veces fue a la casa de Iballa que, a pesar de las cosas que de el decían sus paísanos (referentes a su crueldad), quedo enamorada de tan gallardo caballero. Ellos sabían que estaban infringiendo la ley. Por los acuerdos de hermanamiento entre gomeros y castellanos, Iballa y el Conde eran considerados hermanos. Pero a ellos no les importaba. Su Amor estaba por encima de todo.
Los gomeros estaban descontentos con la gestión de la isla que llevaba Peraza y el rumor que corria por las gentes de la zona sobre los amores del Conde con Iballa sólo hizo acrecentar el odio hacía su persona. El padre de Iballa, Hupalupu, herido en su amor propio, consideraba a Peraza un traidor por lo que junto a otros gomeros decidieron dar muerte a Peraza.
Para ello utilizan a una vieja de nombre Tixiade, la cual hará de celestina de los amores del Conde y la hermosa gomera. Ésta confabulada con los sediciosos les dará la señal para atacar. Iballa y Peraza se reunen esa noche, pero la joven conociendo las intenciones le dice al Conde: "¡Ajeliles, iuxaques aventanares!" ("¡Huye vienen para matarte!"). Para escapar el Conde se pondría las ropas de Iballa y de esta forma engañar a los conjurados. Pero no contaban con la vieja Tixiade que enseguida les dió la señal y un dardo lanzado por el héroe local Hautacuperche lo derriba en el acto, ocasionandole la muerte. Desde la ventana ve Iballa, despesperada, como su enamorado cae muerto. 

Estatua a Hautacuperche en Valle Gran Rey

Desde la Torre, Beatriz de Bobadilla teme que los traidores se hagan fuerte y ataquen la fortaleza. A partir de ahí se inicia la rebelión de los gomeros, la cual es sofocada al instante, muriendo el propio Hautacuperche. La Condesa intentara por todos los medios vengar la muerte de su marido. Todo comenzó con la muerte de un loco enamorado que no pudo resistirse a la belleza de la joven Iballa que le robo el corazón.

Esta historia esta adaptada del relato de la Rebelión de los Gomeros

No hay comentarios:

Publicar un comentario