domingo, 16 de junio de 2013

La Ley de Moisés (1ª Parte)

La Torah o Torá representan los primeros libros sagrados del Antiguo Testamento, los cuales son cinco, de ahí que se les denomine Pentateuco (del griego πέντε, pénte, «cinco» y τεύχος, téukhos, «rollo, estuche», es decir, «cinco rollos», por los estuches cilíndricos donde se guardaban enrollados los textos hebreos).

 
Los libros son cinco: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Estas obras son tradicionalmente atribuidas a Moisés, de ahí que en el ámbito judío el conjunto de estos libros sea conocido como la Ley de Moisés. Abraham como podres de los creyentes (judaísmo, cristianismo e islamismo) es importante dentro de la historia de las religiones monoteístas, pero Moisés representa al legislador, aquél que en pleno contacto con Dios, nos dio las leyes, formas y costumbres para llevarlas a cabo en nuestra vida diaria.
De la vida de Moisés poco sabemos. Por el Antiguo Testamento sabemos que fue salvado de las aguas por las hija del Faraón. Éste había mandado asesinar a todos los niños porque se había hecho insostenible el aumento demográfico del pueblo de Israel, el cual vivía en la esclavitud. De hecho su nombre significa "Salvado de la Aguas". Moisés, que era consiente de su origen hebreo, tuvo que huir por defender a un judío de los maltratos de un Egipcio que fue asesinado por el propio Moisés.

 
Tras huir, se casó teniendo hijos. Cuando estaba pastoreando y fue a buscar una oveja extraviada. Oyó una voz potente que le llamaba por su nombre. Ahí cambio la historia. El Dios de sus padres. El Dios de Abraham, Isaac y Jacob le dijo que sacara a su pueblo de la esclavitud. "¿Cómo sera posible esto? ¿Cómo voy a dirigirme al Faraón? ¿Qué dire?" le pregunto y el Dios de sus padres le dijo: "Yo estare contigo y pondré en tu boca las palabras precisas para dirigirte al Faraón".

 
Moisés fue a Egipto, donde diversas plagas, tras la negativa del Faraón, hicieron mella en las tierras de Egipto. El Faraón, tras la plaga de la muerte de los primogénitos, los dejo huir, pero su corazón se endureció y los persiguió hasta el Mar Rojo. Allí, Dios haciendo uso de su siervo Moisés abrió el mar, yendo el pueblo de Israel por el, hasta que llego el último de ellos, cerrando el mar, pereciendo las huestes del Faraón.

 
En el Sinaí fueron 40 largos años, donde Dios le dio a Moisés las Tablas de la Ley, la Ley de Dios a la que añadió los comportamientos que debe llevar el ser humano en su vida.
Algo que según se ha creído fueron llevados por el propio Moisés a escribirlos en unos rollos, a los que añadió la creación del mundo y la historia de los patriarcas. Una historia maravillosa, pero sigue sin quedar claro si el legislador, libertador y profeta fue realmente el que escribió los cinco primeros libros de la Biblia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario