sábado, 29 de junio de 2013

El regeneracionismo es una necesidad

Nunca la política había estado en niveles tan bajos para la población. Bien es verdad que los casos como el de Barcenas o los Eres andaluces no solo no ayudan nada, sino que empeoran la situación. Por eso es necesario un cambio de la situación, la cual tiene que comenzar desde dentro: la democratización de los partidos.

 
Resulta inconcebible que un partido político que se presenta, como es lógico, a unas elecciones, no actúe como tal en su funcionamiento interno y sólo medren aquellos que le hacen la "pelota" al jefe y que estén desde la adolescencia en el partido. Eso no tiene que ser el modelo de Gobernante.
El modelo de Gobernante tiene que ser una persona honesta que no viva del partido y que demuestre vocación por la política y no por su bien personal, que no es que haya pasado ahora, sino que lleva pasando hace mucho tiempo. 
Desde la democratización de los partidos se puede llegar a una auténtica Democracia: una separación de poderes real, listas abiertas en las que el ciudadano sepa quien es u candidato, segunda vuelta que evite pactos absurdos con fuerzas políticas nocivas para el Estado (nacionalistas), etc.
Pero para ello no necesitamos a la "casta" parasitaria que han convertido a la política en algo horrible de cara al ciudadano. Necesitamos una pléyade de políticos acorde y honrada. Eso no quiere decir que evitemos la corrupción, pero si que cuando sale un caso, los partidos políticos intependientemente de a que partido pertenezca ese corrupto, actúe con todas las consecuencias. Porque reconozcámoslo. Los partidos políticos actúan o denuncian hechos cuando son del otro partido y no del suyo propio. Como Jesucristo: "ves la paja en el ojo ajeno y no la viga en el tuyo". Los que avalan la corrupción o sólo denuncian la corrupción de otros y no la propio es tan corrupto como aquél que roba. Porque no solo el que roba se corrompe, sino el que, al menos, con sus silencios, avala al que roba.
La Regeneración de política tiene que ser un hecho. La Regeneración tiene que llevar en volandas a un país que se consume por la crisis. Y no hablo de la crisis económica (que ha resultado ser muy fuerte), sino la de valores, que es la madre de todas las crisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario