jueves, 20 de junio de 2013

El hombre que no reinó

Hijo de Rey y padre de Rey, pero que nunca reinó. No ha sido el único caso en la historia, aunque si el más reciente. Les estoy hablando de Don Juan de Borbón y Battemberg, hijo de Alfonso XIII y padre de nuestro actual Monarca, Juan Carlos I.


Don Juan nunca reinó debido a las diversas circunstancias del país, entre ellas la ineptitud de su padre para mantener la Corona, a una República desastrosa y a un dictador que llevo con mano de hierro el país durante casi 40 años.
No podemos decir que Don Juan fuera un demócrata. Su familia ya había dado muestras de ello, pero si un converso en tanto en cuanto el país fue evolucionando hacía una forma más cercana a la libertad que a la tiranía en la que había vivido toda su vida. 

Foto familiar

Don Juan nunca se llevo bien Franco. Es mas, se despreciaban. Franco nunca quiso que Don Juan interfiriera en la política del país. De hecho, se negó a que Don Juan participara con el bando nacional en la guerra civil. Franco sabía que en sus filas había militares (el General Kindelan era un ejemplo) que se consideraban monárquicos y que, sólo luchaban con ellos por destrozar un sistema como el republicano, que era tan corrupto y despreciable como lo había sido el reinado de Alfonso XIII. No obstante, Don Juan se reunió con Franco varias veces (emblemáticas sus reuniones en el barco de franquito "el azor") y fruto de ellas consiguió que su hijo estudiara en España.

Franco y Don Juan
 
De las buenas relaciones con el muchacho, surgió una simpatía mutua, a pesar de la enemistad que el dictador mantenía con su padre. Franco, como depositario de los derechos dinásticos, lo nombro a finales de los 60, su sucesor a título de Rey. Se daba la curiosidad que España que, al fin y al cabo no era una Monarquía, tenía el título de Reino. La condición para que reinara es que acatara los principios de lo que se llamo durante la dictadura "el movimiento nacional" que no era otra cosa que los preceptos de la Falange. 

 
De hecho, Juan Carlos juro el cumplir dichos preceptos que, afortunadamente, se salto a la torera. Don Juan podría haber invocado a su legitimidad como Jefe de la Casa del Rey para ejercer su derecho al Trono. Pero dada la inestabilidad política, donde se buscaba un puente de concordia entre todos los españoles, prefirió renunciar a sus derechos el 14 de Mayo de 1977, un día histórico para la Monarquía Española. No obstante, le pidió al hijo, ya como Rey de España, mantener el título de Conde de Barcelona, por el que se le había conocido hasta ahora, algo que le concedió.
Don Juan siempre fue y a sido una referencia para los Monárquicos en España, dado los muchos años en los que ostento los derechos cedidos por su padre, Alfonso XIII. Fue un Rey sin Corona que,sin embargo, esta enterrado en panteón de los reyes. Allí esta enterrado el Rey que no reinó.

Renunciando a los derechos dinásticos

No hay comentarios:

Publicar un comentario